Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 21
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EUSKADI, 22 de Octubre

    Euskadi se mira.

    Se contempla, de nuevo, en el espejo.

    Y se dispone a realizar, el 21 de octubre, una cartografía sociológica y política de su propio yo.

    Un yo repleto de matices, poliédrico, socialmente complejo e ideológicamente fragmentado en tan diversas y variadas opciones.

    Un yo que renuncia, definitivamente, a la presencia brutal de ETA, a la extorsión y la sangre derramada para construir un futuro sobre unos pilares nuevos y desconocidos en democracia, ausentes de la política vasca en su historia reciente.

    Un yo que habla a las claras de la pujanza de la izquierda abertzale como una realidad mayoritaria en Euskadi y que está aprendiendo a vivir con la dificultad de gobernar un territorio complejo y sin amenazas latentes.

    Un yo que desdibuja el perfil de un PNV de hegemonía indiscutible hasta el momento y que ahora contempla que su discurso de independentismo blanco pierde fuerza en pro de la realidad de la izquierda nacionalista.

    Un yo que sitúa al PSE en una posición depauperada. El desgaste de un gobierno en minoría y la crisis de sus líderes provocados por unos paupérrimos resultados electorales en las últimas citas con los comicios. Con un líder en alza en el organigrama de su partido, pero que cotiza a la baja en Euskadi.

    Un yo que no redime al PP de sus posibles pecados, ni entre sus votantes más ortodoxos, ni entre sus partidarios más laxos y que afrontará la cita del 21 de octubre en Euskadi con demasiado lastre a sus espaldas

    Un yo que habla de una sociedad que desea curar sus profundas heridas, de orillas irreconciliables por las que ahora transitan fantasmas que buscan un lugar común desde el que divisar un futuro en paz. Una sociedad compleja que se ha provocado un daño inmenso a sí misma y que ahora toca reparar.

    Un yo que el 22 de octubre deparará un dibujo nuevo, inédito hasta ahora, que hablará de una realidad alambicada, fuertemente ideologizada y que tiene ante sí el reto de vivir sin el abrupto respirar de ETA.

    Un yo nuevo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook