Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 10
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Entre tirios y troyanos

    El establishment del  PSOE parece no haberse dado por enterado del mensaje doble que los resultados electorales le telegrafiaron los pasados 22M y 20N, directo a la línea de flotación, sin ambages. El fracaso electoral no es aval para presentar ninguna candidatura y Rubalcaba cosechó los peores resultados del socialismo en la historia de la democracia española y Chacón llevó al fracaso al PSC sin despeinarse.

    Ambos sostienen las espadas en alto, mueven sus peones en el tablero de la Ejecutiva Federal, comen reinas, devoran alfiles, adulan a las torres en una partida en las que se juega la Secretaría General y que a todas luces quedará en tablas para la militancia que pedía maniobras más audaces que la ya consabida apertura del jaque del pastor. Sus acólitos filtran y esgrimen los avales conseguidos y los medios se hacen eco de los titulares que se decantan de manera invariable por Rubalcaba con 58, frente a los escuetos 27 de Chacón (25 es el mínimo para poder presentar candidatura). Detrás de sus dos rostros, nombres ya sabidos, ya conocidos, vapuleados en el ruedo electoral, corneados en la arena política. Pajín, Benegas, Jiménez, Caamaño, Narbona, López…

    Y, mal que les pese, esta diatriba es solo de consumo interno. Porque los simpatizantes, los electores, que son los que otorgan o quitan los triunfos electorales, han retirado su apoyo a los dos previsibles candidatos antes de comenzar  la partida y no estarán presentes en el 38º Congreso socialista. Es ahí donde se incide. La jerarquía del PSOE ha vuelto la cara a sus bases, a sus votantes tradicionales, abogándolos, casi empujándolos, a otras opciones políticas. La carrera por la Secretaría General no es una batalla por la ideología, por la recuperación de un partido a todas luces knockeado, es una lid por la supervivencia personal de un estatus político que tantos años de apego y proximidad al poder hacen difícil abandonar.

    La ceguera por el mantenimiento de ese estatus impide ver el bosque detrás del árbol. Sirva de ejemplo la retranca con la que un antiquísimo rival político se atreve a opinar: “Si yo fuera  militante del PSOE , votaría a Chacón. Tiene todas mis simpatías” apuntaba el incombustible Santiago Carrillo.

    Así que entre tirios y troyanos anda el juego y mientras el socialismo se rasga las vestiduras, finta las estocadas de sus mismos compañeros y cuida la espalda propia ante las puñaladas traperas, el PP recogerá los cadáveres del enemigo sin pestañear siquiera.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook