Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 26
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Mirandés y la esperanza

    La épica de la victoria que reconcilia al mundo con el deporte y, en cierto modo, con la vida. Ese retazo de historia mínima que encumbra a los desoídos, a los olvidados, a los apartados y denostados de los grandes temas cotidianos. Esto aporta la victoria deportiva del Mirandés en este actual mundo de felonías macros, de imposiciones internacionales, de cifras inabarcables, de datos agigantados. La victoria de lo mínimo.

    El coraje, casta de valentía, arrojo y honestidad que emana de este encuentro de lo pequeño contra lo fastuoso hace sombra a otras victorias de los ya conocidos.  Y en el tiempo de los descreídos, de los cínicos, que nos ha tocado vivir, la efímera euforia, la corriente empática de un modesto se traslada a la vida de todos los días como un corriente de contagiosa de esperanza.

    Somos pequeños. La sociedad es pequeña ante la dictadura de los mercados, ante la fagotización de los medios, la imposición de la justicia y la diatriba de los políticos. Pero la épica del deporte nos hace creer por un momento que dar la vuelta a las tornas es posible, que la voz de un ciudadano puede ser oída, que la emoción de una ciudadana puede ser escuchada.

    La victoria del Mirandés, matagigantes, nos hace creer a los ingenuos que la esencia de la democracia, “One man. One vote (Un hombre. Un voto)”, puede ser todavía una realidad, una herramienta para que la voz individual de los pocos, de los pequeños, sea el grito colectivo de los muchos, de la mayoría.

    Esta mañana, pasada la resaca de las victorias y los llantos de las derrotas a las que la vida cotidiana nos aboca, una esperanza nos hace creer que con honestidad, humildad, coraje y arrojo es posible cambiar el mundo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook