Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 15
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De lo micro y de lo macro

    Se despareja la campaña, se descoloca y descabalga en modos y formas. Si el PSOE apuesta ahora por lo micro, el PP decide seguir su marcha triunfante en lo macro. Así, los socialistas requieren de la proximidad con su nuevo formato obamaniano de mítines pequeños y cortos; mientras que los populares deciden mostrar músculo y continúan con su espectáculo máximus.

    En un  formato pergeñado en los albores de los partidos políticos prohibidos y del sindicalismo secreto, Rubalcaba, ha apostado por los micromítines.

    Un modo más próximo, más cercano, más convincente, pero también una llamada de auxilio a la desesperada para este corredor de sprints que ahora ha de realizar una carrera de fondo de cinco días de duración.

    Bien es cierto que en lo próximo se amplifican los defectos de los candidatos, las manchas en la cara, la arruga en el entrecejo, los dientes dispares, pero de ese foro cerrado no se escapa el militante, que requiere cerciorarse de que su líder es cercano y mortal, no un dios redivivo que solo toca tierra en estos abonados 15 días de campaña.

    Pueden achucharle, besarle, tocar sus ropajes, su piel, besar sus beatíficos pies, sentir que ya no son masa, que el egregio líder se dirige en persona a cada uno de ellos, de tú a tú.

    Después marcharán de regreso a sus casas en paro, a sus economías escuálidas, a sus vidas famélicas, pero con el voto caliente en el bolsillo, y la sonrisa bienaventurada del saberse tocado por el amado líder. Sin querer saber que ese hombre al que aclaman en pequeño y en voz baja ha formado parte del problema y de la posible solución.

    Por el contrario, Mariano Rajoy, Don Mariano, ha optado por continuar la apuesta por lo macro, con la carrera grandilocuente de los que se saben vencedores, con la pompa y el boato de los paladines endiosados.

    Banderas azules y blancas ondean a su paso y el líder popular se deja llevar por el arrebato de la masa que le pide saltar (y salta), que le pide reír (y ríe).

    Opta el PP por los mítines de público y algarabía en una demostración de fuerza, de apisonadora, de partido llamando a las puertas del poder por cuatro años, de mayorías absolutas, de récords de votantes.

    Rajoy se levanta entre las plumas de los almohadones de palacio y se acuesta entre los oropeles de sus mítines máximos, como un circo romano.

    Poco saben los que aplauden que ellos mismos son el espectáculo, los cristianos a los que están devorando los leones de los mercados.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook