Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 09
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con la paz hemos topado

    La paz parece haberse convertido en una china molesta dentro del zapato electoral. 

    Por un lado, los voceros del mal profetizan que el cielo se abrirá sobre Euskadi si Amaiur llega al Congreso, sin querer saber que el cielo llevaba abierto 43 años en forma de ETA y que es ahora cuando se está cerrando.

    También está Rosa Díez, que hace carrera en solitario por obtener el cetro del despropósito y se despacha con frases como esta: “También a Hitler le votaron y eso no le convirtió en demócrata, siguió siendo un enemigo de la democracia y lo pagamos bien caro”. Entrecomillado y literal.

    En el camino se encuentrann los supuestos cocineros de la paz, a los que el oráculo del CIS en Euskadi les da un empujón más que notable a unos y una palmadita en la espalda a otros.

    Mientras, el interpelado PNV  pone de manifiesto que sus años como partido pactista se pueden terminar.

    La irrupción de la paz en Euskadi ha puesto sobre el tapete una realidad sociopolítica que escuece a muchos, engaña a unos pocos y retrata una mayoría.

    La diatriba entre PNV y Amaiur puede presentar en el Congreso de los Diputados una escena inédita. Un PNV sin grupo parlamentario y una Amaiur como votante decisorio. No pasará a mayores, dados los datos que el CIS ofrece sobre la mayoría arrolladora del PP, pero sí captará una nueva fotografía, el sentido simbólico de la presencia de la izquierda abertzale, de nuevo, en el Congreso. ERC, aprovechando el tsunami, ya ha tendido su mano al nuevo partido para formar grupo.

    Los de la cerrazón aludirán que es intolerable la presencia del binomio Amaiur-ETA en la cámara baja (se ha anotado un ejemplo). Otros, callarán y moverán ficha bajo la mesa camilla. Algunos, los pocos, aplaudirán en privado.

    El juego de la democracia es así.

    La realidad que nos ofrece este nuevo panorama muestra una radiografía complementaria a la resultante de las urnas en las pasadas elecciones municipales del 22M.

    Si se aplica el foco solo en Euskadi los titulares emanados desde la encuesta del CIS podrían ser tres:

    El PSE recupera el pulso perdido en Bizkaia (Tendencia que le hace vencer en Euskadi).

    Amaiur reduce su presencia en Gipuzkoa  (Pese al dato, podrían asumir tres escaños en el Congreso).

     Los nacionalistas no obtienen representación en Araba (Sin sorpresas).

    No hacía falta una invocación a los santos barómetros para intuirlo.

    Mientras se hacen cábalas y números y se estudian las estadísticas y los datos definitorios del CIS, se desluce el sentido último de estas elecciones y el valor que ha de atribuírseles.

    Es la primera vez en 43 años que asistimos a unos comicios sin la amenaza de ETA.

    Por primera vez en la democracia se podrá votar en paz.

    Y ese hecho va más allá de cualquier axioma simbólico. No conviene olvidarlo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook