Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 06
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    15M vs 20N

    Llenaron el aire sus consignas, las portadas de los periódicos se hacían eco de sus soflamas, de sus pancartas. La derecha más rancia les pintaba cuernos y rabos endemoniados. La izquierda más progre les ofrecía su hombro para el llanto y la queja y les daba palmadas de compadreo sobre la espalda.

    Ahora, en campaña, han desaperecido.

    Al menos se han volatilizado de los medios de comunicación. Ese movimiento que parecía predestinado a motivar un cambio, el despertar de la democracia real; que obligaba a la política tradicional a hacer un quiebro en su discurso, que movilizaba a los apoltronados jóvenes para pedir a voz en grito un cambio; que mantuvo el pulso con la autoridad civil y policial; ese movimiento que refrescó la conciencia y que por dos segundos hizo que alguien creyera que este modelo de injusticia social podría, de verdad, cambiar ha desaparecido. Y se subraya que, quizá, solo se haya esfumado de su presencia mediática.

    Un conato de reunión se fraguó ayer en Sol. Sol de nuevo, paradigma de la protesta. 200 personas se juntaron bajo la lluvia. El temor de la prohibición se mantenía como una espada de Damocles sobre ellos. Nada ocurrió. Tal y como indica la Junta Electoral Central en un comunicado no se impide que se celebren manifestaciones y reuniones en los espacios públicos, siempre y cuando los partidos tradicionales no los hayan solicitado previamente. Precisamente el 15M se encontró ayer con los militantes y simpatizantes de UPyD. Nada ocurrió. Se compartió vecindad de buena ley y ni los unos jalearon a los otros ni los otros a los unos. Tampoco hubo razones.

    El 15M se diluye. Se emborronan sus pancartas. Se pierden sus consignas bajo la presión de la Campaña Electoral. Uno o dos partidos enarbolan el mastil de su bandera y de su causa más en beneficio propio que por creencia y fe. Más tarde, el 21N llegarán las intrepretaciones y si el ínice de abstención es particularmente elevado, si los votos en blanco son mayores que en otras ocasiones, si los votos nulos aumentan, quizá haya un voz en Sol que se los atribuya. Se verá.

    Por de pronto, el 15M se ha visto fagotizado por el 20N. Los partidos tradicionales han perdido una oportunidad excelente para escuchar, para oir, para imaginar, quizá para volver a creer, quizá para indignarse.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook