Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 25
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Suárez: una nostalgia irremediable

    La nostalgia suele ser un ejercicio inútil o la mejor manera de acabar en la habitación de una quinta de reposo para curar la pena. Así y todo, el 'suarizmo', Suárez desmemoriado en el jardín de su casa de Puerta de Hierro, se erige en fetiche para agitar la intimidad política del país: el blanco y negro, el expresidente, como eterna moviola a la que irremediablemente se vuelve para extraer los colores del consenso, del pacto, de la panacea, del liderazgo, de la solución... Nada se ha dicho aún de los efectos de esta larga crisis sobre la conciencia de los ciudadanos, más allá de un proceso de apatía y desconfianza hacia los políticos, los partidos y sus formas. Pero las encuestas son rotundas al establecer una admiración sostenida por un espacio histórico donde la novedad, el riesgo y el miedo entraba por los hogares españoles para crear un clima trepidante, una adicción que exigía un cambio detrás de otro. Y allí estaba Suárez para dosificar, atacar y desatascar... Un líder alimentado en los despachos húmedos de la burocracia franquista, pero ungido por una personalidad repartida entre el oportunismo, la osadía y la seducción. ¿Cómo no mirar atrás? Igual que en las bolsas, Suárez se ha convertido en un valor refugio, todo un síntoma sobre una España que empieza a no ver el futuro.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook