Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 16
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Paranoias 20-N

    En ‘Melancolía’, la última película de Lars von Trier, un planeta azulado, con el nombre de la enfermedad del sentimiento, se acerca poderoso a la Tierra en lo que promete ser un espectáculo único para los devotos de la astrofísica. Todo está controlado, ‘Melancolía’ pasará muy cerca, pero luego se alejará. Los cálculos fallan y ocurre todo lo contrario: la enorme bola retorna en un movimiento sorprendente y se desplaza de manera inexorable sobre la trastornada forma de vida de los humanos. Ante el desenlace fatídico, uno de los protagonistas opta por el suicidio mientras el resto trata de buscar la mejor ceremonia para recibir el impacto del fin del mundo.

    El recuerdo de esta ficción fílmica, con una fotografía maravillosa, penetra en la mañana de campaña por culpa de la hecatombe y apocalipsis que, al decir de las crónicas, vive el euro y España dentro de él. El ir y venir de la prima de riesgo podría ser un cuerpo macizo, flotante, insaciable en su empeño de amedrentarnos, que nos confunde y que nos lleva a extraer conclusiones de los textos proféticos; los ‘mandarines’ que ordenan y mandan en Bruselas serían unos extraterrestres de un planeta enemigo que ponen en práctica estrategias que sólo les benefician a ellos; los chinos, con su gota china, aplican impertérritos la compra de deuda soberana para desarrollar un modelo de comunismo internacional; la ultraderecha espera que la tecnocracia, contestada por los ciudadanos afectados por los recortes, sea el primer paso para la ascendencia de los autoritarismos; Merkel es la gran directora de una secta de iluminados que tratan de recuperar una forma de vida comunal basada en los añejos estamentos germanos…

    Siempre he dicho que todas estas protuberancias, recogidas parcialmente en disparatados sitios de Internet, no son más que dislates que, en forma alguna, pueden afectar al voto del 20-N. Así lo he sostenido siempre hasta que ayer, por casualidad, vi a una madre que mostraba su bebé con un babero del PP a Rajoy. El episodio trascendente ocurría en Santander, y la feliz señora fue todo el tiempo detrás del líder hasta que alguien de su séquito le advirtió a Rajoy de la presencia del infante. El aspirante a Presidente se paró y lo observó magnánimo, como si recibiera una energía exclusiva.  ¿Será una clave?

     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook