Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 24
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No es lugar para sociopedagogía

    ¿Es posible comunicar algo bajo la pesada losa mortuoria de la gran crisis? Creo que es la pregunta que deberían hacerse los que reclaman a Rajoy y a sus ministros silenciosos una mayor actividad sociopedagógica, dedicada a explicar sus medidas contra el déficit. No es el único requerimiento: las encuestas demuestran que un persistente catálogo de recortes no sólo es inexplicable, sino que tendrá como consecuencia un desgaste inasumible para el PP, aparte de una clamorosa desatención de la sociedad sobre otras medidas bajo el epígrafe fin de los abusos.

    Rubalcaba hubiese querido aprobar el tope al sueldo de los banqueros de la banca subvencionada; la ley de transparencia de la Administración no deja de ser una opción socialdemócrata, pero la ha sacado adelante un gobierno conservador; el esquinazo al turismo sanitario debería ser una apuesta de cualquier ejecutivo responsable, pero lo han decretado los populares; la anulación de la beca indefinida a los universitarios repetidores ha sido puesta por Wert, el ministro más corrosivo a la hora de dar cuenta de sus objetivos... Rajoy y su equipo, cómo no, es consciente de que estos matices regeneradores son necesarios en un contexto donde todo o casi todo es malo por culpa del relato económico, incluso mucho más que reformar el aborto, por citar un único aspecto del programa confesional. La interferencia perpetua de los mercados dinamita, una detrás de otra, las negaciones (no tocaré esto, no tocaré lo otro...) del Presidente en campaña electoral. El caballo desbocado para frenar la prima de riesgo demuestra, al igual que con ZP, que esta crisis tiene más de una artimaña en su esqueleto, y que se lo pasa de miedo en lo de agarrar a los desprevenidos por la solapa. La ansiedad que expande fulmina la comunicación, hace imposible la sociopedagogía, fusiona lo justo con lo injusto y amenaza con diluir la buena fe.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook