Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 23
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La adrenalina de los españoles

    En un espacio de tiempo breve, muy breve, me he visto inmerso en otro país, un territorio inmediatamente después de la muerte de Adolfo Suárez. De pronto, casi mágico, caen como frutas maduras, arrugadas por el sol incansdescente, los discursos, consignas y bravatas de la política diaria para dar paso a un país que se encontraba a punto de la derrota: democracia o involución; terrorismo o paz; crisis o precipicio; libertad de expresión o censura; catolicismo o laicismo; unidad o disgregación.... De pronto, en un espacio muy corto de tiempo, he tocado con la yema de los dedos la solemnidad de la política, el estado de cosas que de forma irremediable deben ser tomadas desde el sentido más alto de la vida, desde de la incomensurable percepción de que se está en el último minuto, y de que es necesario adoptar a velocidad meteórica una decisión imprescindible, a veces hasta trágica, aunque no mediara ni violencia ni muerte. Fue esa sensación vertiginosa la que inyectó el Duque en la sangre de los españoles, que supieron a través de su impulso lo que era la adrenalina de la política, lo que podía cambiar la faz de los que se había convertido en una inamovible nata negra. El Presidente, que en paz descanse, logró crear una revolución a la medida de aquellos ciudadanos temerosos, llenos de pavor, necesitados de un ancla que les diese identidad. Y lo consiguió

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook