Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 01
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cambio de adoctrinamiento

    Al oír al ministro y sociólogo Wert hablar del nivel de adoctrinamiento que expande entre los alumnos la asignatura Educación para la Ciudadanía tomé una decisión: preguntar a mi hija de sexto de Primaria, donde la materia es obligatoria.

    El promotor del decimotercer cambiazo educativo en España alojó en la cabeza que aparece en la foto (al lado de la firma) el miedo de que mi pequeña, sin yo saberlo, estuviese siendo dirigida por un panfletario: o un marxista leninista que la llevase a posiciones estatalistas sobre la concepción del mundo, o un ultraderechista negacionista del Holocausto.

    Pero no era el caso. La niña, según me comentó muy seria, estaba con los derechos de los menores, había repasado los efectos devastadores de la violencia racista y acababa de finalizar con las dificultades que sufren las personas minusválidas y la necesidad que tienen de ser apoyadas. ¡Joder, si este es el adoctrinamiento, pues bienvenido sea a un planeta donde estos asuntos cada vez tienen menos valor! Y de paso me nació otra duda inquietante: ¿cuál es el adoctrinamiento que se nos viene encima? Es decir, ¿qué esconde este refinamiento que nos lleva de la Educación de la Ciudadanía a Educación Cívica y Constitucional? ¿Por qué antes Cívica que Constitucional? ¿Vamos a una especie de urbanidad sobre el comportamiento? ¿Vamos hacia una españolidad tan española que nos aleja del resto del mundo? En definitiva, ¿qué tipo de adoctrinamiento nos ofrecen los que han presionado al Gobierno del PP para que incluyese esta iniciativa en su programa electoral, y para que la pusiesen en marcha nada más llegar al Consejo de Ministros?
     

    La Conferencia Episcopal Española y el grupo de presión de los colegios católicos empiezan a cobrar al PP su apoyo  electoral. Pese a que la alta instancia judicial consideró en su momento que no había conflicto entre la asignatura y la creencia religiosa, los obispos y los importantes grupos ideológico-religiosos siempre han pensado que la materia ahora interrumpida intoxica en contra de la familia y abre espitas tan peligrosas como la aceptación de la homosexualidad, el aborto o el divorcio.

    La aprobación de esta enseñanza, en el año 2006, provocó una negociación con representantes católicos de la sociedad española para establecer un consenso sobre el temario, aunque ni así se acabaron las voces que exigían un entierro aplazado de la asignatura. La opción Wert, se supone, también tendrá que pasar por un tribunal similar, a no ser que los activistas ya le hayan leído la cartilla al gabinete Rajoy o estén pendientes de pasar el ideario vía email.
     

    La conversación con mi hija no ha cerrado, ni mucho menos, la preocupación: realmente porque ahora, una vez fundada la reforma (¿será una contrarreforma?), hay que estar en alerta para conocer si tras la bautizada como Educación Cívica y Constitucional ocurren movimientos extraños. No es que le vayan a enseñar a la niña corte y confección, ni tampoco que la eduquen para ponerle las zapatillas al marido cuando llega a casa... No, nada de ello es previsible... Pero tampoco me apetece que la obliguen a aprenderse de memoria los artículos de la Constitución, o que le conviertan a Manuel Fraga en un cordero que no amaba a Franco.  
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook