Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 09
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Morrissey en el SOS de Murcia: ¡escondan la carne a la brasa!

     

    Morrissey en el SOS de Murcia: ¡escondan la carne a la brasa!

    No sé si conocen ustedes el SOS 4.8. de Murcia. Es un festival coqueto, cómodo, con buen cartel, público educado, joven, a la última, de mucho postureo indie, largas barbas y perfecto corte de pelo (ellos) y pantalón corto vaquero por encima del ombligo (ellas). Todo muy hipster y cultureta a la vera del Segura. El SOS 4.8 plantea alternativas más allá de la música y ha dejado ver a gente tan interesante como Suede, Pulp, Patti Smith, The XX o los Pet Shop Boys. The Flaming Lips dieron allí una de la actuaciones más originales que yo hay visto jamás. Es, en suma, uno de esos festivales que jamás me pierdo.

     

    Iniciaba el post con la duda de si los lectores de ¿Hay vida en Marte? conocen o no ese encuentro festivalero con el que queda inaugurada la temporada del moderneo musical en España. Les explico. Nada más superar los tornos, y dejando a derecha e izquierda de un amplio pasillo de entrada, el Palacio de Congresos y los puestos de venta de merchandising y las primeras barras y casetas de tokens, mis amigos y yo tenemos por costumbre inaugurar nuestra visita al festival con un delicioso perrito caliente a base de cebolla deshidratada, pepinillos y mucho ketchup.

     

    Pasado ese templo en miniatura de la gastronomía callejera, y en perfecto orden de revista, el SOS pone a disposición de la muchachada una suculenta hilera de puestos de carne a la brasa, pizzas con bacon y jamón, kebabs, deliciosos cous cous de cordero y toda suerte de embutidos a base del orgulloso vademécum que alimenta nuestra dieta preferida, y no me refiero a la mediterránea del tomate y el aceite de oliva, sino a la magnífica variedad de embutidos compuestos de lomo ibérico, chorizo a la brasa, morcilla de Burgos o con cebolla, lomo fresco de cerdo y, cómo no, nuestro exquisito jamón serrano.

     

    Pues ahí (¿Ya están salivando?), en mitad de esa orgía de sabores y aromas con el denominador común de la carne mortal aderezada de prodigiosos condimentos, los promotores de festival han anunciado alegremente la actuación de Steven Patrick Morrissey. Repito, Morrissey.

     

     

     

    No necesita presentación como artista, extravagante y genial, con un currículum inigualable sólo por haber militado en The Smiths. Pero todo este preámbulo tiene su explicación. A comienzos de febrero, el de Lancashire canceló su anunciado concierto en la capital de Islandia, Reikiavik, debido a la negativa de los responsables del Harpa Concert Hall a dejar de vender carne dentro del recinto. “Me gusta mucho Islandia y he esperado mucho tiempo para regresar a este país, pero dejaré en paz al Harpa Concert Hall para que disfruten de su orgía de sangre para caníbales come carne”. Olé tus huevos.

     

    Así es mi chico. Si no se tratase de Morrissey y fuera un tipo normal, en España tardaríamos medio minuto en pronunciar la palabra “gilipollas”. Aun siendo Morrissey, también.

     

     

    No es la única anécdota. Debimos sospechar que algo le pasaba al muchacho cuando al frente de los Smiths dedicó un disco entero, o al menos el título y su tema principal, a comparar a los carnívoros con asesinos en serie. Meat is murder, carne es asesinato. Pasen y lean:

     

    Los gemidos de un novillo podrían ser gritos humanos.

    Cada vez más cerca viene el cuchillo espeluznante.

    Esta hermosa criatura debe morir.

    Esta hermosa criatura debe morir.

    Una muerte sin razón.

    Y la muerte sin razón es asesinato.

    Y la carne que usted tan caprichosamente fríe

    no es suculenta, sabrosa o buena.

    Es muerte sin razón.

    Y la muerte sin razón es asesinato.

    Y el ternero que usted trincha con una sonrisa

    es asesinato.

    Y el pavo que usted rebana festivamente

    es asesinato.

    ¿Usted sabe cómo mueren los animales?

    Los aromas de la cocina no son muy agradables.

    No es confortable, alegre o buena.

    Es la sangre hirviente y el atroz hedor del asesinato,

    del asesinato.

    No es "natural", "normal" o buena

    la carne que usted fríe tan caprichosamente.

    La carne en su boca

    A medida que te regocijas del sabor

    del asesinato.

    No, no, no, es asesinato

    No, no, no, ES ASESINATO

    Oh, ¿y quién escucha cuando los animales lloran?

     

    Tiempo atrás, y momentos antes de la actuación del cantante en el Middlesbrough Town Hall, en Inglaterra, los asistentes vivieron una experiencia inolvidable. Los guardias de seguridad del recinto registraron las mochilas del público y cachearon al personal (algo habitual para evitar que la gente se mate dentro) para impedir que nadie entrara con carne. Las drogas o las armas blancas o de fuego debían de tratarse de algo secundario. Adiós a nuestro entrañable bocata de jamón serrano.

     

    Semanas antes de demostrar esta peculiar manera de fomentar el veganismo, los organizadores del festival musical de Lokerse Feesten, en Bélgica, suplicaron al mismo público al que habían vendido todas las entradas que se volvieran vegetarianos por un día para complacer al peculiar autor de Suedehead. La carne desapareció del recinto y el respetable hubo de conformarse con lechuga y alguna endivia.

     

     

    Me imagino esta situación en Murcia ante más de 30.000 personas. El descojono puede ser grande, acho. Tanto como la indignación si llega el momento de que en lugar de carne a la brasa nos ofrezcan un triste plato de acelgas al estilo Morrissey. Y sin embargo, le amamos.

     

     

     

    ¿Hay vida en Marte? | Promocionar tu página también
    Morrissey en el SOS de Murcia: ¡escondan la carne a la brasa!

    Morrissey en el SOS de Murcia: ¡escondan la carne a la brasa!

     Morrissey en el SOS de Murcia: ¡escondan la carne a la brasa!

    Morrissey en el SOS de Murcia: ¡escondan la carne a la brasa!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook