Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 25
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    En la muerte de Sven Hassel

    En la muerte de Sven Hassel

    Un tratado de literatura bélica al completo

    Ha muerto Sven Hassel. A muchos no les sonará, pero yo, como muchos de mi generación, pasé junto a sus libros buena parte del arranque de la adolescencia. Su descubrimiento me despertó el gusanillo de la lectura y el interés por una etapa histórica crucial del siglo XX –la Segunda Guerra Mundial-, y me permitió pasar por un tío leído entre los 15 y los 17, lo cual, debo reconocer, me impidió oportunidades de ligue que se le abrieron a los más canallas de mi pandilla. Aviso a las nuevas generaciones: ninguna adolescente en su sano juicio muestra el menor interés en un tipo que arranca la conversación con un  “¿te gustaría conducir un Panzer?”

    Descubrí a Sven Hassel de un modo fortuito. La casa que mi familia alquilaba en Benidorm para pasar los veranos incluía una pequeña biblioteca compuesta de numerosos volúmenes de la editorial Gran Reno, en su mayoría libros de bolsillo de edición barata, casi pulp, con portada (auténticas obras de arte) elaborada ad hoc por los dibujantes de la editorial y el animalito con cuernos en la parte superior izquierda de la primera página. Entre aquel compendio de obras de mercadillo y feria del libro antiguo y de ocasión se encontraba el conocido Gran Hotel de Vicky Baum(imprescindible en la decoración de cualquier biblioteca pulp), Holocausto, de Gerald Green, algo de terror, un par de novelitas de Marcial Lafuente y una manoseada y vieja edición de La legión de los condenados, el primen libro de nuestro amigo, publicado por vez primera en 1953. He de decir que mi casero era un militar retirado con todos los honores del franquismo. A partir de aquel primer libro, creo que me los leí casi todos, hasta que la crisis de la adolescencia tardía devino en un cambio en la partitura: cambié a Hassel por Kafka, y nunca más volví a leer al primero. A Hassel, como a Enid Blyton, o te lo mamas al final de la pubertad o más vale que lo olvides si lo que estás buscando son las respuestas a las grandes preguntas del quiénes somos y de dónde venimos. 

    Sven Hassel murió el día 21 a la edad de 95 años en Barcelona, donde residía. Para los amantes del género bélico, las novelas escritas por Hassel son 14, se han traducido a 25 idiomas de 50 países y vendido más de 53 millones de copias: 

    · La legión de los condenados

    · Los Panzers de la muerte

    · Camaradas del frente

    · Gestapo

    · Monte Cassino 

    · ¡Liquidad París!

    · Batallón de castigo

    · General-SS

    · Comando Reichsführer Himmler

    · Los vi morir

    · La ruta sangrienta 

    · Ejecución

    · Prisión GPU

    · El comisario

    Algunos lo consideraban un profundo antinazi; otros, un fascista aprovechado y entregado a la doctrina de Adolfo Hitler; otros, simplemente, lo tomaron por un vividor que idealizaba, cuando no inventaba, la mayoría de los acontecimientos históricos que dice haber vivido y que cuenta en sus libros. Reconozco que antes de escribir este post he recorrido dos o tres foros sobre la SGM, con capítulos enteros dedicados al autor de Gestapo. Aparte de descubrir con agrado que cuenta con legión de fans (condenados o no), les aseguro que no van a encontrar opiniones propias de los descerebrados que lucen la cruz celta en el fondo sur de un estadio. Hay auténticos expertos en la vida y obra de este peculiar escritor danés que se enroló en la Wehrmacht. Los debates, además, se hacen con respeto y con curiosidad sobre datos que aporten luz a la veracidad o no de los hechos que narra en las novelas.

    No esperen encontrarse legajos fidedignos de la historia en los libros de Sven Hassel. Algunos pasajes incluso son absolutamente apócrifos. Habla de unidades de regimiento que nunca existieron y de batallones disciplinarios que jamás estuvieron en los frentes de guerra que el autor novela. No pocos pondrán cara de “¿ehhhhh?” cuando se topen entre sus páginas con algún soldado negro dentro de las filas alemanas. En beneficio de Hassel, la novelización ficticia de algunos episodios de la guerra ya viene recogida en su página web y en entrevistas a distintos periódicos. Tampoco es que mintiera. Por consiguiente, la importancia de Hassel no hay que buscarla en las historias que narra; ni siquiera en cómo las cuenta, dado que la calidad literaria es, en mi opinión, bastante deficiente, sino en la incitación a la lectura y el despertar a la curiosidad por la Historia que en los de mi generación representaron las aventuras de Porta, Hermanito, El Legionario o El Viejo, soldados alemanes capaces de decirle a un superior en pleno asalto a Monte Cassino que lo de matar judíos estaba feo.

    Si usted lee esto y pasa de la treintena no se moleste en intentar descubrir a Sven Hassel. Es como sentarse a escuchar por primera vez a Supertramp si ya has cumplido los 30 y estás harto de ir a festivales de verano. Pero si tienes un hijo en la edad del acné y estas cansado de verle aporrear la Blackberry, ponle en sus manos ¡Liquidad París! Es más que probable que se enganche a la lectura y en unos años pueda meterse en una conversación sobre el fracaso en Stalingrado. O como hacía Joseph Porta, que te mande directamente al infierno con el Mauser que con suma pericia está utilizando en la Playstation.

     

     

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

    Si quieres leer post anteriores de ¿Hay vida en Marte? Haz clic aquí

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook