Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 25
    Agosto
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    10 canciones que detesto

    10 canciones que detesto

     

    Que nadie espere encontrar en esta lista a Las Ketchup o algún incunable de José Luis Perales. Ese post no va de eso. Para la generalidad del personal, tanto si son oídos inquietos como si les suena lo mismo Megadeth que Bustamante, aquí hay música de la buena, incluso clásicos del rock and roll. Por una u otra razón, bien por su aceptación universal hasta el hartazgo, bien porque mientras las escucho me vienen a la mente episodios desagradables de mi vida, se han convertido en mi particular kriptonita. Si me llegan las primeras notas de algunas de ellas puedo venirme abajo o autolesionarme con un cenicero de medio kilo; puedo derrumbarme y pedir cita a mi psicólogo o convertirme en La Masa. En caso de guerra no tendrían más que obligarme a escucharlas para lograr mi rendición incondicional. ¿Cuáles son las tuyas?

     

    1. La chica de ayer (1980) – Nacha Pop. De cómo el culmen de la música pop española pasa a convertirse en una canción quemada, uno de esos temas eternos que los chicos y las chicas se cantan mirándose a los ojos y haciendo el monguer en el pub los viernes por la noche. Demasiada frivolidad para Antonio Vega, un artista sublime que interpretaba esta pieza en directo por obligación y dejaba que fuera el público quien la cantase para convertirse él en mero músico de acompañamiento de la muchachada. Se ha hecho tan universal que cuenta con entrada propia en wikipedia.

     

    2. Shout to the top (1984) - The Style Council. Siempre he sido un admirador de Paul Weller. Desde los tiempos de The Jam, luego con Style Council y posteriormente en solitario. El británico es la elegancia pura, la clase y el estilo. Más aún que Pete Townsend, Weller es el mod por excelencia. Que la chica a la que quieres diga que no puede arrancar el día sin escuchar esta canción está muy bien, hasta que cada mañana se convierte en el despertar de Style Council y de ella misma, ambos dos en única compañía, y a ti que te jodan den morcilla. y que no habla contigo hasta mediodía. Por lo que tengo entendido, la cosa sigue igual, y así continuará, sospecho, por más que el tipo que se despierte junto a semejante cabestro sea el mismísimo Paul Weller.

     

     

    3. Someone like you (2011)Adele. Banda sonora de los inicios de la mayor historia de amor jamás contada, esta hermosa composición de amores perdidos y recordados se mueve a caballo entre la nostalgia y el chantaje emocional. "A veces el amor dura, pero otras, en cambio, duele". Este es de los que duelen. La cosa pasó a mejor vida en cuanto nuestra pequeña Adele decidió sacar el clavo que sostenía el cuadro con un pobre algarrobero al que le venía grande la aventura. Cuando se pusieron a arreglarlo ya era demasiado tarde.

     

    4. Sufre, mamón (Devuéveme a mi chica) (1987)Hombres G. El grupo más infame de la música en lengua castellana consigue componer una de las canciones más bobas de todos los tiempos. Al cornudo de turno solo se le ocurre vengarse del tipo que ahora se zumba a su ex echándole polvos pica pica. Nunca el macho alfa cayó tan bajo. Te mereces que te los pusieran, nene.

     

    5. Boys don't cry (1980)The Cure. En realidad, esta canción no debería estar aquí porque está entre las preferidas de uno de mis grupos de cabecera, pero la primera vez que la escuché y en contra de lo que dice el título, me puse a llorar. No, no se trataba de emular a Rimbaud. Iba bastante borracho y la escena se produjo cuatro años después de salir la canción tomando cervezas en La Vía Láctea mientras cerrábamos el número 0 de un fanzine del que después me echaron. Cada vez que la escucho regreso a aquel Madrid de betún en el pelo, boogies de ante azul, tupé y gabardina.

     

     

     

    6. Bailando (1982)Alaska & los Pegamoides. En octubre de 1982, unos amigos a los que siempre estaré agradecido me llevaron a la Escuela de Caminos de Madrid a ver uno de los últimos conciertos de Alaska y los Pegamoides. Desde ese día dejé de escuchar a Yes, Genesis, Tangerine Dream y otras mierdas. Gracias por darme la vida. A partir de ahí, rodeado de punks, mi gusto musical cambió. Me hice fan incondicional de los Banshees, los Cure y un tipo muy original de nombre David Bowie. Conocìa a los Pegamoides por aquella canción calcada del Cuba de los Gibson Brothers. Quienes ahora dicen que vivieron La Movida solo recuerdan a los Pegamoides por esa canción. No conocen En el jardín, Reacciones o La línea se cortó, obras maestras del nihilismo infantil de aquellos primeros ochenta. Los detesto a ellos tanto como a la canción.

     

    7. De do do do, de da da da (1980)The Police. Yo adoraba a Sting. Pedí por mi cumpleaños un Casio G-Shock y un bajo Eko italiano que sigo machacando cuando actúo con mis amigos. Quería ser como él, pero con 14 años ya tenía dignidad y sentido común para darme cuenta de que aquella letra era una gilipollez, solo comparable al Ob La Di Ob La da de los Beatles.

     

    8. Still loving you (1984)Scorpions. Antes de aquel concierto de los Pegamoides yo le pegaba al rock sinfónico y al heavy metal. De aquella pubertad avanzada sólo me queda AC/DC y algo de Yes, y por supuesto Led Zeppelin. Esta balada siempre me pareció facilona, predecible e impropia del heroismo de un género que ha dado glorias como Lemmy u Ozzy Osbourne. Además, ¿alemanes componiendo canciones de amor? ¡Si no han vuelto a hacerlo desde el Para Elisa de Beethoven!

     

    9. How deep is your love (1977)Bee Gees. Compuesta para esa gloriosa banda sonora de Fiebre del sábado noche, no es que deteste esta canción, es que cada vez que la escucho siento que pierdo la dignidad. Imaginen a un chaval de 13 años que quiere gustar a una chica y en un concurso playero de talentos sale a cantar esa canción mirándola a ella. Sí, eso hice. Y ni siquiera gané el concurso. De conseguir a la chica ni hablamos.

     

    10. Cualquiera de Vetusta Morla.

     

    10 canciones que detesto

    10 canciones que detesto

     10 canciones que detesto

    10 canciones que detesto

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook