Blog 
Hablemos de psicología
RSS - Blog de Jonatan Molina

El autor

Blog Hablemos de psicología - Jonatan Molina

Jonatan Molina

Jonatan Molina es psicólogo por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), licenciado con mención honorífica "Alumno 5 estrellas". Se especializó en psicología clínica infantil y actualmente combina su labor en la clínica con proyectos de investigación y formación a padres y centros educativos.

Sobre este blog de Salud

El blog de psicología de Jonatan Molina Torres


Archivo

  • 05
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LOS NIÑOS, ESOS SERES PROGRAMADOS PARA HACER EL BIEN

    LOS NIÑOS, ESOS SERES PROGRAMADOS PARA HACER EL BIEN

    Los niños son unas criaturas fascinantes, en gran medida porque observamos en ellos comportamientos que nos ayudan a entender muchas cosas acerca del ser humano. Nacemos sin ningún aprendizaje adquirido, solo con la información contenida en nuestros genes, por tanto los niños se comportan de una manera más “pura” que los adultos, libre de influencias o enseñanzas de padres, maestros, etc. Esta situación ha dado pie en numerosos ámbitos científicos a plantearse qué papel tiene el ambiente en hacer de un niño un adulto con determinadas características, o si bien todo viene escrito en el código genético de cada uno al nacer. En este sentido, analizar cómo se comportan los niños pequeños es útil para saber qué información traemos incorporada desde el mismo momento en el que nacemos.

    Cristina Sáez, en un artículo en el periódico “LA VANGUARDIA” (puedes consultarlo aquí) defiende que todos los seres humanos nacemos “programados” con una serie de rasgos como el altruismo, la cooperación y la prosocialidad. Aquella antigua idea del filósofo Hobbes que decía que “el lobo es un lobo para el hombre” parece rebatirse al observar cómo los niños saben que algunas conductas como por ejemplo pegar a otro niño pueden conllevar consecuencias negativas, aunque nadie les haya enseñado eso. O que prácticamente en todas las culturas del mundo existan normas morales universales como no matar, no robar o no violar. Parece ser por tanto que nacemos con una predisposición a adquirir reglas morales aunque más tarde la familia y el resto de la sociedad moldeen este conocimiento. Así, al igual que el ser humano nace con un patrón lingüístico innato que le permite aprender el lenguaje, también nace con un patrón moral universal.

    Distintos estudios han demostrado que actuar de manera moral es innato en los niños. En un artículo anterior en este blog (puedes consultarlo aquí) ya hablé sobre una serie de artículos que defendían esta idea. En el primero se observaba cómo niños de menos de 1 año mostraban preferencia hacia la prosocialidad y la ayuda que ante comportamientos negativos; en el segundo se demostró que existen unos principios morales innatos como el de no hacer daño a otros, ya que niños de 2 años y medio prefirieron realizar una conducta avergonzante para ellos en vez de pegar a un compañero; los resultados del tercer estudio concluían que ante la disyuntiva de ayudar a otro o de buscar el máximo beneficio para sí mismo, los niños elegían mayoritariamente la primera opción. Son algunas muestras de que el cerebro humano está hecho para realizar conductas positivas, pero no son las únicas.

    LOS NIÑOS, ESOS SERES PROGRAMADOS PARA HACER EL BIEN

    El psiquiatra Pablo Malo (@pitiklinov) publicó el pasado 3 de septiembre una serie de tweets que analizaban algunos artículos acerca de las preferencias de los niños pequeños en relación con la prosocialidad y prácticamente todos seguían la misma línea: la tendencia del niño pequeño es preferir el bien ante el mal, independientemente de que haya sido educado o no en ese concepto. Ante un juguete que ha realizado un comportamiento positivo y otro que ha realizado uno negativo, los niños prefieren mayoritariamente el primero, e incluso rechazan jugar con el segundo si tienen otra alternativa neutra, es decir, que no haya realizado ningún comportamiento ni positivo ni negativo, lo que muestra la capacidad de discernir lo que está bien y lo que está mal incluso siendo bebés (los vídeos del experimento puedes verlos aquí). Sorprendentemente sí existe una situación donde los niños prefieren al personaje que se porta mal, y es cuando se porta mal con alguien que es “malo”. ¡Increíble! Los niños no solo eligen el bien, sino que entienden el mal como un mecanismo de defensa ante personas que hacen lo mismo, un contraataque.

    La idea de que, como propone Cristina Sáez, todo esto sea un mecanismo heredado mediante la selección darwiniana cobra sentido. Todas aquellas capacidades, habilidades y miedos que nos han servido para subsistir como especie se incorporan en nuestro programa genético como una manera de “actualizarnos” como seres humanos. En otro estudio comentado por Pablo Malo y publicado en la revista Psychological Science se descubrió que niños de 9 a 14 meses prefieren a personas que traten bien a niños que son como ellos y mal a los que son diferentes, otra posible herencia que quizás en otro momento de la historia nos permitió desconfiar de personas extrañas, quizás componentes de otras tribus, lo cual aumentaba el nivel de protección y las posibilidades de sobrevivir.

    La ciencia nos ha dado numerosas pruebas del carácter innato del comportamiento cooperativo, prosocial y de ayuda a los demás, apareciendo éstos en niños que no superan el año de edad. Esto revela una gran verdad, y es que tenemos los mecanismos adquiridos para hacer el bien, lo que derrumba muchas teorías que parten del ser humano como alguien egoísta y que solo busca el beneficio propio sin importarle las consecuencias. Continuemos como padres y educadores con el legado que nos ha otorgado la evolución, sobre todo sirviendo como modelo positivo a nuestros pequeños, ya que pese al peso que tiene la genética en cada uno de nosotros, el ambiente es capaz de moldearla hasta darle la vuelta. Aprovechemos la potencialidad que tenemos las personas y eduquemos para que esa capacidad de hacer el bien no se atrofie con el paso del tiempo.

     

    (Puedes seguirme en Twitter haciendo click AQUÍ o en Facebook AQUÍ)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook