Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cuatro libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de l...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 11
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA VERDAD A MEDIAS

     

    La producción del iPhone 5 se está viendo reducida debido -teóricamente y de cara a la galería- a que Foxconn, su principal fabricante, está llevando a cabo controles de calidad más exhaustivos tras conocerse que cierto número de terminales vendidos tenían muescas y arañazos en su parte trasera.
    Foxconn, compañía taiwanesa, tiene trece plantas en nueve ciudades chinas y no sólo es mayor fabricante de Apple, sino también de otras marcas tecnológicas como Sony, Dell, Hewlett-Packard, IBM, Motorola y Toshiba. En el caso de Apple, tres días después de sacar al mercado el iPhone 5, el pasado 21 de septiembre, se habían vendido cinco millones de unidades, avalancha que obligó a la compañía de la manzana a aumentar sus pedidos.
    Mientras miles de personas hacían cola esos días para comprar el nuevo terminal, una especie de huelga o de motín sacudía dos de las fábricas chinas donde se produce el famoso teléfono inteligente. Según Geoffrey Crothall, portavoz del Boletín Laboral de China, entre tres mil y cuatro mil empleados de Foxconn fueron a la huelga para protestar contra los excesivos controles de calidad y las horas extra que debían cumplir en plena semana de vacaciones por el Festival del Medio Otoño y el Día Nacional de China. Foxconn arrastra tras de sí una leyenda negra debido a que en el año 2010, trece de sus empleados se suicidaron, al parecer por extenuación en el trabajo. Actualmente, tras tres subidas de sueldo desde el fatídico año, un trabajador cobra 1,34 euros la hora en jornadas laborales de diez horas durante seis días a la semana. Suelen tener en su mayoría entre dieciséis y veinticinco años y de lo que ganan deben pagar trece euros mensuales por dormir hacinados en cuartos compartidos entre ocho y diez personas, así como sesenta céntimos por cada comida en la cantina de la fábrica. Esto en pleno siglo XXI.
    Recordemos que un iPhone 5 cuesta alrededor de 500 euros (puede variar dependiendo de la tarifa asociada y del periodo de permanencia), o que en el pasado año 2011, la firma de Cupertino facturó más de 81.000 millones de euros al vender 93 millones de iPhones, 40 millones de iPads, 38 millones de iPods y 17 millones de ordenadores.
    A veces la tan cacareada globalización, asusta, ¿verdad?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook