Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cuatro libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de l...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 26
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TELECOCRACIA VERSUS TECHNOCRACIA

     

    El principio de “neutralidad de la Red” establece que todos los proveedores de conexión a Internet deben ofrecer los contenidos de manera igualitaria, a la misma velocidad para que los usuarios tengan por tanto un acceso equilibrado a los mismos. Sus defensores siempre han argumentado que el acceso especial a determinados contenidos, ofreciendo una velocidad más alta a cambio de un coste extra, terminará discriminando a las pequeñas y medianas empresas, lo cual puede perjudicar la innovación en el sector digital. Además, tampoco sería descartable que el nuevo coste por una conexión más rápida termine repercutiendo en los consumidores, que somos los que, al fin y al cabo, pagamos siempre los platos rotos.
     
    Durante los últimos años, importantes compañías estadounidenses llevan presionado para que La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC) actúe en contra de la neutralidad en la red. Si bien, el presidente Obama planteó durante la campaña electoral de 2008 que siempre defendería ese principio, la FCC es un organismo independiente de la Administración (cualquier diferencia suele resolverse en los tribunales). Por ello, esta última está preparando la creación de nuevas normas que terminarán con el principio de neutralidad, contemplando la creación de un “carril rápido”, una conexión privilegiada para aquellas empresas que paguen por ello. Brasil, Holanda, Chile, Eslovenia, Francia, Bélgica y otros países han legislado ya en ese sentido o están en trámites de hacerlo. También la Unión Europea parece estar por la labor.
     
    Por un lado, pesos pesados como Google, Amazon, Facebook que necesitan una Red igual para todos; pero por otro, servicios de pago como el videoclub Netflix, o el grupo Comcast (dueño de NBCUniversal) y uno de los mayores productores de contenido audiovisual del país, quieren que los servicios gratuitos sean relegados a un segundo plano.
     
    Es una mano a mano entre las operadoras de telecomunicaciones, en contra de la neutralidad y los grandes de Internet a favor; un duelo entre la telecocracia y la technocracia. Las primeras están hartas de poner la cama gratis y ser las “malas” de la película (abren zanjas en las calles, cobran a los abonados, tienen averías, etcétera), mientras que los Facebook, Yahoo!, Twitter o Google gozan del respaldo y fervor popular pues dan unos servicios básicos, fundamentales y, además, gratis.
     
    Se pueden sacar ventajas e inconvenientes en ambos planteamientos. Son muchos los matices como para quedarse simplemente con un blanco o negro.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook