Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cuatro libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de l...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 10
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CURIOSITY, O CÓMO QUEDAR SIN PALABRAS

    El pasado 6 de agosto  aterrizaba en la superficie marciana un vehículo-robot, bautizado como Curiosity, que previamente había sido lanzado el 6 de noviembre de 2011. El tramo final de Curiosity hacia el Planeta Rojo, que pasará a la historia como Los "siete minutos de terror", fue posiblemente la misión más complicada de la historia de la NASA. Un pequeño fallo hubiera supuesto un fracaso inmediato de un complejo proyecto que tiene un coste de 2.500 millones de dólares. La cápsula pasó en esos 420 segundos de ser un cono que entraba en la atmósfera marciana - con una velocidad de 21.500 kms/h- a convertirse en una grúa flotante sobre ocho cohetes, y posteriormente transformarse en algo parecido a una araña mecánica que se posaba suavemente sobre el cráter Gale. Impresionante e increíble.

    Pues bien, la siguiente fase crítica del proyecto es la actualización del sistema operativo del “cerebro” del robot allí ubicado, para que sea capaz de, entre otras muchas cosas, enviar fotos con una resolución de 13,9 micrones por píxel -varias veces más fino que el grosor de un cabello humano- a la Tierra. La distancia que separa al robot de su control de mando en nuestro planeta es superior a 500 millones de kilómetros, esperando llegar a conseguir una conexión de hasta  40 Mbps.

    Poco más se puede decir con esas premisas, o por lo menos yo no soy capaz de encontrar palabras para ello.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook