Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cuatro libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de l...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 28
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    COMO DECÍA JOVELLANOS

    En la década de los noventa del pasado siglo, Internet animó a muchos inversores a intentar aumentar su volumen de negocio apostando por ese mundo virtual que suponía un nuevo canal de venta, sin barreras geográficas y con un crecimiento potencial inigualable. Luego, a principios de la nueva centuria se produjo el estallido de la burbuja, cargándose sin contemplaciones a muchas compañías nacidas en plena vorágine Puntocom. El porqué de tal desastre quedó bien claro entonces: la gran mayoría de esas iniciativas empresas –proyectos millonarios- no llegaron a buen puerto porque fallaron en sus modelos de negocio y en sus estimaciones (sobre el tamaño del mercado, sobre la penetración futura de Internet, sobre las perspectivas de generación de ingresos a través de publicidad, sobre la logística, sobre tantas cosas). La lista de ejemplos es extensa: Boo.com, Go.com  Viaplus, Ecuality, etcétera. Su filosofía se basaba en “no importa el análisis de rentabilidad, lo que importa es el tráfico”. Solamente tráfico, tráfico y más tráfico.

    No sé si ahora estará pasando algo parecido con la proliferación de numerosas redes sociales y comunidades virtuales en Internet (Facebook, MySpace, Tuenti,…). Es un nuevo fenómeno, aparentemente imparable, que ha llegado a cambiar hasta nuestra forma de relacionarnos e, incluso, las estrategias comerciales y de marketing de muchas empresas. Su crecimiento, a pesar de la crisis, ha sido hasta ahora incuestionable.

    Pero, ¿hay trozo de pastel para todos? ¿Se basan en un modelo de negocio realmente sólido? ¿De dónde provienen sus ingresos? ¿Solamente son ingresos publicitarios? Se trate o no de nuevas tecnologías, el modelo de pérdidas y ganancias de cualquier compañía debe seguir las mismas pautas que en una empresa tradicional.

    Por lo pronto, News Corp ha tirado la toalla con MySpace y quiere deshacerse  de esta red social por la que pagó 580 millones de dólares hace 6 años unos, imponiéndose en la puja a otras compañías tecnológicas como Viacom. Como mucho espera recibir 100 millones de dólares, y puede que ni eso.

    Ya lo decía Jovellanos: “Bien están los buenos pensamientos, pero resultan tan livianos como burbuja de jabón si no los sigue el esfuerzo para concretarlos”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook