Blog 
EL RINCON DEL FUNCIONARIO
RSS - Blog de Miguel Hernandez

Sobre este blog de Economia

Blog dedicado a analizar la actualidad económica y política de la Región de Murcia, así como a debatir sobre las Administraciones Públicas


Archivo

  • 19
    Febrero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ESTE NO ES EL CAMINO

    Cada día me recuerda más y más a aquel vendedor de coches que para convencer al comprador, criticaba el automóvil del concesionario de enfrente en vez de ensalzar las virtudes del suyo.

    Pues el CSI-CSIF en su vertiente funcionarial (no es un sindicato exclusivamente de empleados públicos) está tomando una deriva difícil de mantener ideológicamente. Si hace un año intentó desligarse de sus ataduras pro-gubernamentales, ahora ha vuelto y si cabe con más fuerza a jugar un papel demasiado peligroso.

    Se equivocó al visitar por su cuenta y riesgo al Presidente en plena crisis, se volvió a equivocar al salir públicamente en un medio a enseñar sus cartas en pleno juego, y ahora, vuelve a equivocarse al criticar con mentiras y medias verdades a las organizaciones no firmantes del acuerdo.

    Si para justificar su firma, una organización tiene que criticar a quien no lo ha hecho, es que seguramente algunos no tienen la conciencia muy tranquila.

    El CSI-CSIF ha estado excesivamente vinculado al Gobierno Regional del Partido Popular, desde su antepenúltima Presidenta hasta el actual máximo mandatario, y si bien eso genera adhesiones naturales (arrimarse a la sombra del poder) eso crea por otra parte que el debate de la defensa de los intereses de los trabajadores queda muy limitado. Si encima a veces uno se cree en posesión de la única verdad, y se interviene desde la soberbia y la prepotencia, se alardea de ser el único que ha estado en ambos lados de la orilla en la Mesa General de Negociación, podemos estar ante un problema no pequeño.

    Sólo los grandes actúan con independencia, sabiduría y humildad, muy pocos saben estar a la altura de las circunstancias en los momentos difíciles, y sólo quienes viven día a día los problemas de los trabajadores en general y empleados públicos en particular, saben que el enemigo muy pocas veces está en este lado de la orilla.

    Pedí prudencia, incluso solicité gestos por parte de todas las partes, que las primeras interesadas en seguir sumando organizaciones al consenso eras las propias organizaciones sindicales firmantes, pero el camino que ha empezado a marcar el CSI-CSIF tiene sólo una dirección, y está equivocada.

    Me gustaría pensar que no es el sentir general de esta organización, y por eso vuelvo por enésima vez a pedir que se recapacite y demos entre todos una última oportunidad al interés general de los empleados públicos y dejemos ataduras e intereses personales y partidistas.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook