Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 08
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA PUNTUALIZACIÓN SOBRE EL SERVICIO

     

     

     

    Una de las facetas que llama poderosamente la atención en un restaurante, amén de la comida, la bodega, y de si el espacio es más o menos bonito, más o menos acertada su decoración, es el servicio. Determinados profesionales, que llevan mucho tiempo trabajando, olvidan algunas veces que el contacto entre la sala y la cocina pasa por ellos. Y que las propuestas que hacen los clientes no son palabras que quedan en el aire.

    Hace unas noches, en una cena en un local de reciente apertura, el grupo de cinco amigos que íbamos pidió encarecidamente que las carnes a centro estuvieran poco hechas. Pues ni por asomo.

    El camarero es un personaje primordial en las traducciones de los deseos del cliente ante el equipo de cocina. Y debe de estar muy atento, por ejemplo, a si en los servicios de pan las rosquillas, regañas y otras fruslerías tan a la moda hoy, estén en condiciones de ser comidas y no ofrezcan sabores rancios. Su actuación puede ser preciosa para que la cena o comida, acabe de la mejor de las maneras, y no se vea alterada por desajustes que van minando la credibilidad del local. Todos los pequeños detalles hacen un al final gran detalle.

    La importancia del servicio la  tiene clara el empresariado, o debería de tenerla. Pero seguimos encontrado ejemplos no demasiado afortunados en los días estivales, donde la ocupación hostelera en zonas de playa es mayor, y resulta muy difícil contar con equipos perfectamente preparados. La formación debe de ser una baza necesaria para que el turismo no encuentre diferencias evidentes con otros lugares de tradición turística

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook