Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 10
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOLEDAD Y LOS PUENTES

     

     

     

    Si los hombres y mujeres de la cultura y el turismo de esta comunidad tienen su propia cruz, está claro que los del sector hostelero tiene una soledad larga y nada solidaria.

    Hace unos días la señora Soledad Díaz animaba la vuelta de los espacios con humos, ahora, en contra de Europa, de la crisis y de la CEOE, dice que vivan los puentes, que cuantos más mejor, y que los negocios de hostelería «vive de lo lúdico y del tiempo de ocio, por lo que, para nosotros, cuantas más fiestas, mejor nos viene».

    Así que ande yo caliente, ríase la gente. O lo que es decir, la hostelería prefiere tener a sus empleados entregados a no disfrutar de descansos festivos para que sus empresarios puedan hacer caja, que Europa y en las economías avanzadas se han dado cuenta de que semanas como ésta que hemos tenido son un completo desastre para la recuperación, un parón absoluto en la vida económica de un país, y la señora presidenta se lanza a refranearnos con el ande yo caliente.

    La hostelería, en una comunidad como la nuestra, está sufriendo menores visitas. No se posiciona como punto referencial para el ocio, y su futuro no es que sea como para tirar cohetes, (pensemos que toda la brillantez de los planes futuros son ayudas para darle vidilla a La Manga, zona absolutamente destrozada por urbanizaciones desalmadas).

    Por ahora reaccionar para que la crisis remita debe ser la primera respuesta. Y fomentar unas bases sólidas para que el futuro pueda ser más presentable debería ser el compromiso. No solo de éste oráculo, sino de todos, con poder o sin poder. El futuro es de quien lo haga bien, no de quien hable más alto.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook