Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 14
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PREPARANDO VENECIA


     

     

    Hace muchos meses que compramos los billetes. El grupo lo componen seis viajeros. Y he buscado en mis amistades venecianas alojamientos según las necesidades de cada pareja componente de la excursión.

    Si dijera que volver a ésta ciudad, donde paré tantos años de mi tiempo de formación, no me produce una nerviosa sensación mentiría como un bellaco.

    Generalmente lo he hecho en tren, y los primeros pasos bajando las escalinatas de la estación de trenes, con el gran canal en su fase más inicial, me dice, “has vuelto a casa”.

    El avión ha sido usado en los últimos años. Y la visión desde el aire de la ciudad, con forma de pez navegando sobre una ola de piedra, me lleva a pensar en paseos y tardes después del trabajo, para perderme en un café que me permitía leer y escribir sobre lo que en aquellos años creía que era fundamental y decisivo en mi vida.

    Pero ahora vuelvo con otros ojos, y espero ver con otros ojos los mercados, las calles, y el paso del tiempo. Más por mi  que por la ciudad, que imagino estará poco cambiada.

    Celebraremos algún cumpleaños, buscaremos “bacari” donde degustar vinos de la zona y probar los estacionales “chiqueti/tapas” que los locales ofrecen, y peregrinaremos hacia Rialto, porque somos de la hostelería y lo que queremos, muchas veces, es como es el mundo de generoso con los lugares donde nos encontramos.

    Me digo, antes de salir, que nada de museos, que prefiero, esta vez, la calle, “gli campi”, y ruego porque el sol se deje ver entre tanto anuncia de día de “pioggia”.

    Por si no fuera además cada viaje una sorpresa, he cambiado de dirección, y dejo una zona para habitar durante unos días otra. De San Polo a Castello, de tener a tiro de piedra puente y mercado a oír las campanas de San Marco.

    Nos ponemos en marcha. Que la ciudad que se esposó con el mar nos acoja con benevolencia. Regreso al hogar brevemente.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook