Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 26
    Octubre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pastila Marroquí

     

     

    Durante unos años continuados pude viajar, con frecuencia, al país cercano de Marruecos. En esa época no tenía en mi cabeza la cocina como base de pensamiento, pero recuerdo algunas de las comidas o cenas que hice allí. Y sin duda el plato que más me llamó la atención, y que comía en cada viaje, fue su bastila o pastela. La descubrí en la ciudad de Fez, en un recoleto restaurante de la parte nueva de la ciudad.

    Al comerla hace poco, de la mano de una amiga, que ha perfeccionado mucho su elaboración con repetidas creaciones, pensaba en la singularidad de éste plato.

    Recordaré que la Pastela no es más ni menos, que un pastel de carne, envuelto en hojas de pasta bric, aunque también podemos encontrar versiones dulces. La tradición suele hacerla de carne de pichón, que muchas veces se sustituye por carne de pollo, más sencilla y fácil de encontrar, aunque menos peculiar.

    Éste plato de origen andalusí, que se ha instalado definitivamente en el país norteafricano, es un compendio del gusto por la mezcla de los dulce y lo salado. Cerca al “explorador” cartagenero, donde la hojaldra murciana se rellena de ave y huevo, y la hojaldra se acompaña de azúcar glass.

    Como los cantes, los platos van y vienen y se instalan en culturas cercanas, aunque disten muchos kilómetros por medio.

    La importancia de las especias hacen más interesantes ésta elaboración, donde la canela, el jengibre, el agua de azahar, las pasas, y unas almendras fritas, van a servir de base de contraste a la parte salada del ave hervida con cebollas. Además el caldo del guiso, unido a huevos y azúcar, forman una base de “tortilla” dulce que hacen que el relleno tenga una consistencia importante y sea casi entendido como plato único.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook