Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 11
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MIEDOS INFUNDADOS Y OTRAS FALACIAS

     

     

    El texto del periódico dice así al hablar de los productos que utiliza cierta pastelería para elaborar el tradicional Roscón de Reyes: “Blas… utiliza solo productos naturales…huevos frescos, azúcar, MARGARINA…” Luego, en uno de esos recuadros que tanto gustan a los periodistas modernos escribe: “La receta. Ingredientes. Azúcar, harina, agua de azahar y ralladura de limón, además de la fruta…”

    En uno de los primeros capítulos de Modernist Cuisine  Natahan Myhrvold nos habla de que son solamente 90 los elementos naturales que encontramos en nuestro planeta, y me viene a la cabeza, inmediatamente, que no deberíamos de asustarnos de usar la palabra química junto a nuestras mejores preparaciones ni con algunos de los productos que usamos. Parece que si presentamos a la Margarina como elemento natural nuestro Roscón de Reyes no tendrá la calidad suficiente.(Recordemos que fue el químico Hippolyte Mège-Mouriés  quien , en el año 1860,inventó una sustancia a la que llamó oleomargarina)

    Por otra parte entiendo que la diferencia entre receta y listado de productos es amplia, más cuando dentro del listado de productos no se colocan todos los necesarios para la elaboración que pretendemos realizar. Eso me lleva a preguntarme si no sería mejor dejar los temas gastronómicos para aquellos especialistas que realmente se hayan preparado para estos temas, sea su profundidad o superficialidad mayor o menor. Pero parece que la gastronomía sigue sin ser lo precisa y depurada que debe de ser, y que se le tiene, en determinada prensa, como un artilugio que ocupa, en fechas concretas, espacios que no importa sean verificados correctamente.

    No hay que tenerle miedo a los procesos químicos. Es cierto. Pero además hay que ser transparente en las informaciones, o veraz. La gastronomía también lo necesita.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook