Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 28
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MANUEL VICENT. COMER BEBER A MI MANERA

     

     

     

    Muchas veces los libros no sólo son lo que dicen, lo que nos hablan, lo que nos cuentan. Lo que sugieren. Para leer “Comer y beber a mi manera” tuve la suerte de estar debajo de unos naranjos, en el patio delantero del Restaurante Casa Pepa, en Ondara. A unos metros de todo lo que Manuel Vicent contaba. Así que tenía delante de mí la geografía de los sabores de la que tanto gusta hablar al escritor valenciano. Podía extender la mano y sentir la literatura viva.

    El prestigio de la cocina mediterránea estriba en su visibilidad. Para empezar uno sabe lo que come”.

    La literatura visible de Vicent, tanto en sus columnas como en sus libros, lo han hecho un paradigma del cantor de la mediterraneidad, del viajero que recupera sus infancias, y en este hermoso libro, de quien recupera los gustos que la memoria ha visitado.

    Es un libro tan cercano que podría se parte de nuestra propia historia, o de la de nuestros padres. El pasado y el presente juegan una melodía suave que nos envuelve con tomate, aceite y pan. Con productos sencillos pero que han marcado una perdurabilidad en nuestra forma de ser imposibles de olvidar. Sobre ellos hemos construido nuestro presente.

    La visibilidad de la que habla Vicent se muestra y evidencia tanto en el color como en la forma. Podemos acercarnos a una paella y encontrar los granos de arroz, o los pimientos, las gambas o los muslos de pollo. Todo está circularmente visible. En los productos a la plancha. En el no disfrazar la comida y ofrecerla real y atractiva.

    Lo visual es tan importante como el sabor que queda atrapado en sus colores. En las visitas a los mercados el brillo de los peces nos habla de su buena salud, de su frescura, de las posibilidades que está ofreciendo. Verduras y frutas no permiten la mentira, por más ceras infames que quieran utilizar los mercaderes de la mentira.

    Vicent nos hablará de bocadillos, de salazones, de una infancia donde hubo poco, y de los maquiavélicos desequilibrios que permiten hambre para los pobres y saciedad para los  ricos.

    Dice Vicent que “comer es un acto místico, convierte cualquier cosa en ti mismo”. Esto nos acerca a la idea ya expuesta por Savarin de que somos lo que comemos, y que si mantenemos una buena relación con nuestro entorno, respetando sus tiempos y ayudándole a mantenerse, estaremos siendo parte de él.

    Cuando nos acercamos a la comida debemos de tener presente que podemos ayudar a crear a o destruir, nuestras elecciones son sumamente importantes, y por mínimas que parezcan, ayudar al territorio o a las conservaciones de la tradición, supone un apuntalamiento de nuestra historia. No por ello hay que despreciar las novedades, en absoluto, pero esas  novedades deben de tener un vínculo importante con quien lo practica y promociona. Ya que “comer es el acto más íntimo que hay” debemos de perseverar en esa intimidad, no convirtiendo la comida en un espectáculo que nos convierta en intrascendentes actores.

    La lectura de “Comer…” nos lleva al epicentro del espíritu de la mediterraneidad, donde placeres minúsculos y cotidianos  sostienen el envoltorio de  nuestras vidas, que a veces convertimos en monumentos vacíos y grandilocuentes, en vez de sencillas y abordables continuaciones de un placer milenario, el de disfrutar con lo que venimos siendo.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook