Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 20
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LOS JÓVENES TRIUNFADORES COMEN GAMBA ROJA EN EL MERCADO

    LOS JÓVENES TRIUNFADORES COMEN GAMBA ROJA EN EL MERCADO

     

    La escena me llama tanto la atención que me quedo impunemente mirándolos. La alegre y divertida tradición de utilizar las cantinas de los mercados para cocinar producto comprado en los puestos atrae cada vez a más gente. Lo que era una solución de emergencia se ha trastocado en una pose casi de aprovechamiento daltónico.

    Al bajar del Aula de Cultura Gastronómica un grupo de amigos nos acercamos a tomar un quinto mientras decidimos donde comeremos. Miro la plancha y compruebo sorprendido el tamaño de las gambas rojas, las gambas blancas y más tarde serán navajas o cigalas de un tamaño impresionante.

    Alrededor del barril que les sirve de mesa un grupo de jóvenes triunfadores visten chaquetas y pantalones vaqueros de marca, zapatos de ante y un gesto de que el tamaño del marisco sí importa. Miro sobre la mesa para ver con qué beben esas maravillas compradas a precios de puesto de mercado, y que absolutamente sorprendidos cuando compruebo que es un “Solar de la Vega”, un Rueda elaborado con Viura Verdejo que no se lo daría a beber ni a mi peor enemigo.

    Hay algo que no acabo de entender. ¿Cómo es posible que alguien no llegue a conjugar los dos placeres, gastándose ese dinero en el material comestible?. Si esta costumbre se ha implantado en muchos de los mercados de nuestra comunidad, no sería recomendable que las cantinas prestaran mínimamente atención a los vinos que ofrecen. Siempre queda la solución del descorche, pero a estos jóvenes triunfadores lo único que les molesta parece ser  es alguna cáscara que le cae al más elegante de todos sobre sus zapatos de ante, y en un gesto de bailarín mal entonado, se deshace de la cáscara con el mismo gesto que añade limón a raudales sobre  la carne traslúcida de la cigala. Ahíto de comer y mal beber se pone el mundo por montera. A lo único que llego a decirme es que no comprendo nada. Absolutamente nada. Y desde luego siempre trato de que las cosas sean equilibradas. Comida y bebida en buena armonía. Estos triunfadores me parecen unos estúpidos. Dignos de la cultura del pelotazo que nos ha llevado a esta crisis tremenda, dolorosa y desproporcionada.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook