Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 15
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LAURA, ALEJANDRO Y VICHERITA CHICO

     

     

     

    Arriba, en Alfacar, el pueblo granadino de las 80 panaderías, tienen su Alhambra privada los sultanes de Churro, un perro que se queja de mi risa, pero que agradece los cortes generosos de morcilla de Jaén que tajo para él.

    Si durante el sábado me ha guiado Laura y compañía por el Mercado de Granada, esmirriado pero real,(real porque todos los mercados muestran el vientre efectivo de las ciudades que habitan), para que compremos algo para elaborar una cena a cuatro manos, luego han sido las migas de harina, los boquerones, un arroz desabrido pero con buen corazón y un par de canapés de camembert con manzana  mojados por dos botellas de Liberalia, un D.O Toro gustoso y lleno de hermosas palabras de uva tinta, lo que ha firmado, entre imágenes de un Proust de portada de Alianza, un futuro de amistad, libros por escribir, y celebraciones en el 2013.

    Así de repente la ciudad, que hasta ahora sólo tenía el rostro de mi amigo J.A G, dicho “el murciano”, no solo entre los flamencos y pelícanos, ahora gana anchura y más calles, y se convierte en una realidad porque esa familia que nos inventamos con el conocimiento de las personas y la elección de sus miradas, se a ampliado tan serenamente que parecía casi ya existía ante de hacerse verdadera, real y efectiva.

    Lo que una la gastronomía que no de deshaga la crueldad de los días, me digo mientras dejamos a la espalda la casa de esta troupe granadotangerina. Y bajamos por las cuestas, camino de la cotidianidad, mientras los panaderos ponen sus masas a fermentar y el agua que hace especial a estos panes ayuda en una fermentación parsimoniosa y relajada. Días de Granada, sol y pasos hacia las tabernas. El corazón se engalana de agua subterránea convertida en luz. El parque temático ha sido superado por la sencillez.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook