Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 29
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LAS CERAMICAS DE ANGEL HARO Y EL HOTEL DE CEUTÍ


     

    Los artistas plásticos miran el mundo con volúmenes inusitados. Y ellos mismos se asombran de su mirada. Ven al alfarero moldear la pieza y se acercan a esta con la libertad del infante, del niño juguetón, y la tocan como un dios menor capaz de revolucionar espacios con solo respirar cerca de ellas.

    Ángel Haro, que hoy venía muy contento por un proyecto que verá la luz en agosto, y al que me he apuntado en la medida que puede apuntarse un cocinero y amigo, nos lleva sobre la palabra futuro hasta el lujo de su estudio para mostrarnos su primera incursión en el mundo de la artesanía. 12 piezas que forman 3 colecciones bien diferenciadas. Unas donde predominan los negros y la genialidad interior se muestran como un canto infinito, otra más cómoda donde el mediterráneo se deja caer con lágrimas hermosas, y una tercera de formas elevadas que piden agua y soledad.

    Comemos gastando palabras y vino de Yecla hecho en Jumilla, Viñas al lado de la casa 2006, una monastrell fresca que casa  perfectamente con la Syrah, la Cabernet Sauvgnon y la Tintorera que la acompañan. Comemos largamente en el Hotel de Ceutí, donde quieren a Ángel y cuelgan algunas de sus obras mientas nosotros compartimos garbanzos con callos, tomate con olivas, mojama con almendras, un lechazo algo seco que deberían de cuidar con la atención que el pintor ha tratado a esas nuevas piezas, manteniendo la esencia de lo que son pero regalando perspectivas nuevas. Dejar cocer mucho el pulpo no es síntoma de una cocción adecuada sino de no entender su esencia. El pintor gesticula con las manos interiores de tierra. Mezcla feliz presente y futuro. Y yo pienso ya en bocados que hablen de color, de tierra, y de minerales que trasmiten historia. Ser amigo de gentes que exponen el mundo con esa claridad es un lujo. Vayan a ver esas piezas. Como sea. Este hombre es un torrente creativo exagerado, y además le gusta el vino y el queso.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook