Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 02
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA MAFIA Y COCINA CASERA

     

     

     

    MARIO PUZO comenzó a escribir a los 45 años la que sería su novela más famosa, “El Padrino”, aunque él considerase que fue su segunda obra,“El peregrino afortunado” (Mama Lucía), su mejor trabajo, que dio pié a una serie que interpretó Sofía Loren en el papel de Lucía Santa, una remembranza de la figura de su madre en los años de la depresión en la cocina del infierno de Nueva York.

    Sería mi padre, el Doctor, quien después de haber visto un par de veces la película del maestro Coppola, “El Padrino I”, compró y leyó la novela, animándome inmediatamente a leerla. “Está muy bien escrita, Antonio”, me decía el regocijado lector frente mi arrogante y juvenil subida de nariz ante un libro americano, juventud, divina soberbia.

    Años después la leí, y caí rendido ante la escritura torrencial y descriptiva de quien había escrito millones de palabras como redactor de una revista pornográfica, otra de historia, y de varios y bien pagados guiones cinematográficos (los dos primeros supermanes son suyos), amén de varios trabajos como novelista, doce en total.

    Lo que me ha fascinado con el paso del tiempo del tema mafioso y gastronómico, es lo serenamente que estos señores comían, con sus inmensa servilletas cubriendo sus chaquetas y camisas, para que las peligrosas manchas de salsa de tomate, no salpicaran sus vestimentas, mientras devoraban pasta con albóndigas y planificaban futuras muertes, uniendo muerte y alimentación en el mismo gesto.

    Han sido muchos los libros  que nos han prodigado esta unión, desde “La cocina de la mafia” de Joe Cipolla (es muy divertido que el cocinero de tres grandes capos se apellidara cebolla), pasando por la reciente “Medianoche en Sicilia” de Peter Robb, extraordinario relato de una  crudeza escalofriante.

    La cocina como unión infinita con la tradición, la que nos hace reunirnos en la mesa con la familia, la real o la aceptada, e ingiriendo los sabores que no deben de cambiar, decidir y aceptar las premisas impuestas por el capo.

    ¿Podríamos pensar una cocina no unida a la tradición cuando hablamos de un grupo tan vil y atrayente como el que ofrece la Mafia? Seguramente sería muy difícil desligar las más profundas recetas familiares de un acatamiento absoluto de la ordenes impuestas por quien dirige y alimenta, para seguir sobreviviendo a costa de los demás.

    “El Padrino” es una novela que ha generado múltiples secuelas, directa o indirectamente. Ha creado una tipología novelística, y a abierto una ventana indiscreta para que podamos conocer las interioridades de un mundo cerrado, que apesta, y que se ha introducido en la sociedad, no solo la suya, sino exportándose a otras zonas de su propio país o más allá de sus fronteras.

    Los conceptos mafiosos están mucho más cerca de lo que nos creemos, y su metodología se ha exportado a otras partes de nuestra pacata y cínica  sociedad. He aquí un ejemplo de gran literatura, donde la alimentación siempre aparece en los momentos más cruciales, ya sea para producir una matanza, o para programarla.

    Además, leer a Puzo es acercarnos a una raza de escritores, Faulkner entre otros, muy ligados a Hollywood, que se apoyaron en la industria cinematográfica para poder alcanzar lo que les haría libres para escribir lo que realmente querían. No siempre las novelas que consiguen grandes ventas tienen que estar estigmatizadas. La literatura, la grande, no tiene fronteras, por mucho que intenten encerrarla.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook