Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 09
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA COCINA DE “PLATO DE JAMÓN Y PATA DE CABRITO”

     


     

    Resulta que algunas veces, cuando ponen un micrófono cerca, hay palabras y frases que glorifican a quien las pronuncia.

    Una de las grandezas de la cocina es encontrar geografías en los platos con suficiente diversidad  que satisfacen a muchos. Pretender que todo el mundo tome caminos semejantes es llevar el potencial gastronómico de un carril a otro, siendo igual de estrechos.

    La culinaria murciana necesita de su biodiversidad, ya sea marina, de huerta, de aromas, dulce, salda o hasta de secano. Si consiguiéramos que cada una de ellas se reafirmara en una calidad superior no tendríamos ninguna queja, porque hay clientes para todo. De las barras tradicionales a los pinchos más elaborados, de los que practican el arroz como religión, hasta los que buscan productos cárnicos, biológicos o acercarse a un pescado de zona. La cocina murciana es amplia. Y no podemos caer en el juego de, que por haber sido invitado o invitada a una mesa, hacer daño innecesario.

    Ya sabemos que el poder no trata con cariño la gastronomía murciana, ni le importa un pimiento, por más que haga, a veces, escenitas de carantoña. Pero tan digno es ofrecer, bien elaborado un plato con texturas, sferificaciones, gelatinas y  emulsionantes varios, como presentar un jamón en condiciones, un cordero asado magníficamente o un arroz con bogavante.

    Es tiempo de mirar la amplitud del horizonte culinario. Y hacer esfuerzos en la formación. Y meditar el porqué de la situación de la cocina murciana. ¿Tal vez un encuentro abierto entre muchos cocineros, enseñantes y políticos? La situación es grave. Y los enfrentamientos no favorecen. El diálogo siempre ha sido un paso para encontrar soluciones.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook