Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 30
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    JUAN CARLOS LÓPEZ DE LA CALLE. EL MAGO DE EL SEQUÉ

     

     

     

    Dice Juan Carlos López de la Calle, bodeguero de algunos de los vinos más interesantes  del panorama nacional (por sólo citar dos de sus obras habría que destacar en la parte alta a Viñas del Pisón, uno de los grandes vinos del mundo, o en la gama media Viñas de Gain) que los tres pies que debe de tener el vino para poder ser grande son, por una parte el aroma, pues sin carga aromática no hay vino, la complejidad, si no hay rincones escondidos, si no hay misterios sin resolver, no habrá vinos inteligentes, y sin longevidad, para poder proyectarse en el tiempo, porque la sabiduría se encuentra atrapada en el tiempo.

    En su finca del Sequé, en la zona de Pinoso, Juan Carlos de la Calle está trabajando con la uva Monastrell, pero no únicamente  de una manera tradicional, sino realizando algunas experimentaciones en las viñas para que en futuros años viejas viñas de más de 25 años de cepa Cabernet, pasen a dar frutos de Syrah, que quiere hacer convivir con nuestras monastreles para soñar nuevas expresiones vinícolas.

    Por ahora el proyecto El Sequé tenía dos de sus objetivos para con el vino, aroma y complejidad, pero será con la aparición del Sequé 2007 y 2009 donde comenzamos a vislumbrar que la longevidad se hará fuerte. Pero entenderemos esa complejidad a la manera de los vinos mediterráneos. Porque es sumamente importante que pensemos cada vino con su parámetro natural, no de comparación Atlántica, que puede desequilibrarnos nuestros horizontes.

    El placer del mediterráneo, la luz, el sol, la fuerza, se saborean ya en estos vinos, donde la redondez, la sazón, la acción balsámica del bajo bosque se mezclan con la menta. La longevidad es un trabajo que hay que ganarse.

    Desde las hermosas laderas de su finca el bodeguero demuestra que el vino comienza a elaborarse en la viña. Luego vendrán las técnicas, el hombre, la inteligencia del elaborador. Los resultados podrán llamarse Laderas o El Sequé, alguno de ellos querrán perdurar para proporcional  placer mediterráneo, y transportar al bebedor hacia la luz.

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook