Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 03
    Octubre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Invitar en casa


    Los tiempos nos obligan a tomar medidas. Nos gusta celebrar con nuestra pareja o con nuestros amigos, pero hay una conciencia pesada que parece que nos impide ir a los restaurantes con la frecuencia que antes lo hacíamos. La crisis no es solamente por lo que está cayendo, sino por lo que podría pasar en un futuro. Aunque bien mirado, ¿con lo que podemos ahorrar en uno meses podríamos hacer frente a tiempos difíciles?.

    Pero no quiero hablar de economía, sino de invitar en casa. Ya sean muchos o pocos. Invitar en casa significa prepararnos para un tiempo de conversación. Para ello debemos de tener muy en cuenta que nunca podemos pretender que nuestras comidas o cenas, sean una competencia con los restaurantes. Allí hay muchas manos, muchos espacio, y lo malo no es el hacer, el preparar, sino luego el tener que recoger.

    Por ello me parece interesante que pensemos un gran final salado y pequeñas entradas. Es decir, un asado de carne o pescado, unas entradas donde elementos que vienen semi preparados nos ayuden a conseguir resultados más que aceptables.

    Ensaladas formadas por productos enlatados, embutidos que sirven de apoyo a rellenos, panes que sostienen montaditos fríos que pueden subir de temperatura con alguna crema o salsa.

    En la mesa hay que estar con los amigos. No hay que estar levantándose constantemente para acabar los platos. Este es un detalle importante.

    El juego de las tapas y las ensaladas frías dan ocasiones informales que podemos concluir con platos que hayan podido esperar en el horno si resentirse.

    No debemos de olvidar esta costumbre. Invitar está muy. Pero salir también. Bata que miremos y comprendamos qué es lo que queremos. Que no es lo mismo los aprovechamientos de seudo restaurantes merenderos que quien ofrece dignidad.

    Invitar sí, pero salir, también.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook