Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 27
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HOSTELEROS QUE DESEAN EL REGRESO DEL HUMO

     

     

     

    No soy fumador, nunca lo he sido, y en estos momentos  no soy hostelero, únicamente enseñante de hostelería. Pero siento escalofríos al pensar que quien dirige la asociación de hostelería de nuestra comunidad pide al nuevo gobierno que deshaga la sanitaria norma de no fumar en los establecimientos público y se imponga la torturante y antihigiénica norma que permita volver a fumar en los espacios cerrados de hostelería.

    Si se ha demostrado que los empresarios del sector no han tenido esas “alarmantes perdidas” que profetizaban los más agoreros. Que ahora llegas a casa después de tapear, cenar o tomar copas en los locales, y el olor que se te pega al cuerpo es el de la colonia de quien iba contigo, o la fritanga que dominaba el espacio, y que nada queda de aquellas terribles ahumadas obligadas que se quedaban días y días en chaquetones y ropa, amen de la desagradable sensación de humo para quien no fumáramos.

    Parece que hay un gusto en querer ser “diferentes”. Estos hosteleros, y estos dirigentes, deberían de pensar más en que la salud está antes que nada. Que muchos cursos de manipulador de alimentos, de riesgos sanitarios, de prevención en el trabajo, y claman ahora por volver a lo que ha sido un mal obligado. No un placer deseado.

    No voy a entrar en si fumar es bueno o malo, cada uno que saque sus consecuencias y haga de su capa el sayo que deba. Pero lo que parece evidente es que con la ley antitabaco hay alguien que sale protegido, y es quien no fuma. Es la salud. Y se ha demostrado que no es tan tremendo el salir a fumar a la puerta del bar, del hospital o del centro de trabajo. Ahora solo basta que esos fumadores sean menos generosos a la hora de esparcir sus colillas, y dejen puertas y calles como un reguero de ansiedades desoladas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook