Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 11
    Noviembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Feliz día de No cumpleaños

     

     

    Puede que el Sombrerero loco, aquél personaje de la misteriosa “Alicia” de Carroll, tuviera razón, y no haya que esperar fechas señaladas para la celebración de reuniones extraordinarias.

    Así que en  mitad de la calle se origina la llamada. Iba a ser una noche de grandes vinos para 4 personas, aunque al final se apuntó Bruno, que antes de irse a un concierto tenía que hacer avituallamiento.

    Dos champagnes: Jacques Lassaigne Le Cotet, un blanc de blanc fresco que como aperitivo dan ganas de quedarse con él para continuar toda la velada. Para abrir boca este tipo de champagne es una revelación. Aún recuerdo cierto Ayala, tomado en una cata, que tenía un fresco color amarillo claro y una acidez joven y brutal, que indican lo bien estructurados que están para ser cabezas de cartel en cualquier encuentro.

    El segundo Salon Le Mesnil 1996. Aplausos y vivas, por la potencia, la persistencia, y las ricas notas de panadería y bollería. Levaduras que quedarán en la nariz durante muchas jornadas.

    La sed del humano es infinita. Así que de Bouchard Père et Fils bebemos un Meursault Genevrières 1999, un premier cru borgoñón Chardonnay que nos hace viajar, mientras acompañamos en mesa con una deliciosa pasta de mejillones y mariscos.

    Para finalizar el viaje nos volvemos a España, a la zona de Toro, y bebemos con mucha calma Numanthia 2005, de hermoso color picota, y notas minerales, que se mueve con soltura entre los quesos que alargan la conversación, un camambert, un pata mulo, una torta del casar algo sobre madurada y un peral asturiano. Un día habría que hablar de los tenderos que nos venden los quesos como si nos vendieran telas para un mantel.

    Pero la velada se alarga entre conversaciones y respeto al vino. Y lo que nos sorprende a los cuatro felices bebedores es el bajo índice alcohólico que visita nuestras cabezas.

    Habrá que preparar la próxima. Porque la travesía del desierto está siendo larga.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook