Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 15
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ESCRITORES/COCINEROS


     

     

    Dice que el señor Alfonso García (gestor cultural entre otras cosas): “Hoy, un escritor es menos importante que un publicista o un cocinero. Esto es más que normal y nadie parece alarmarse. Es lo que hay”. Y se queda tan tranquilo el caballero

    ¿Hace falta recordarle al gestor que hay premios, incluso en nuestra comunidad, para libros, escritores, y ninguno para cocineros o restaurantes? Que tanto el Nóbel como el Planeta tienen importantes dotaciones económicas, y que los stages que hacen los cocineros para aprender y ampliar su formación, generalmente fuera de sus casas y sus fronteras, son pagadas de sus bolsillos o familiares allegados.

    Una cosa es que si durante unos siglos la figura del escritor tenía un amplio valor social, hoy, las modas, han llevados a que al menos se hable de cocina en suplementos de revistas, telediarios, o programas de la 2. Incluso hay comunidades que han puesto en marcha una universidad o centros de formación internacionales para ampliar la enseñanza de la cocina. La cocina vende. Pero también siguen vendiendo los libros de Rafael Chirbes, Juan Marsé o Vila-Matas. Vendiendo e interesando. O produciendo economía. Hay quien viaja para conocer la casa de Pessoa o quien viaja a conocer un restaurante en  Cuenca.

    No hay que confundir el enemigo. Ni publicistas ni cocineros son enemigos de escritores, en todo caso son parte de la ignorancia de una gestión cultural que solo mira hacia el brillantismo como centro de su esfuerzo.

    Nuestra pacata sociedad cultural está limitando el crecimiento de aquellas fuerzas independientes que tratan de hablar desde la libertad. ¿Es necesario enfrentarse para ver quien ocupa las portadas? Cada uno debe de tener su espacio. Lo que necesitamos es una sociedad más amplia que de cabida no solo a escritores, cocineros o publicistas, sino a quien tenga algo que decir.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook