Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 14
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL LUGAR DONDE DUERMEN LOS PLATOS DE LA MEMORIA

     

     

     

    Hay un libro del que estoy disfrutando mucho estos días: “Mediterráneos”, del valenciano Rafael Chirbes. Por lo que dice, y por lo que sugiere en mi memoria viajera y gustativa. Eso tienen de ventaja los grandes escritores, lo que dicen y lo que sugieren sus palabras.

    ¿Cómo es posible que sigan tan vivos en mí los lejanos atardeceres en Estambul, en la terraza de aquel hotelito de las cercanías de la mezquina de Sultan Ahmed, donde disfrutábamos de alimentos a las brasas de pequeñas parrillas alimentadas de carbón, donde cocinábamos pescados y carnes comprados en algunos mercados de la envolvente ciudad, y que acompañábamos de enormes cervezas quiero creer que medianamente frías?

    ¿Los platos de pasta que durante aquél verano siciliano fuimos degustando con vinos poderosos y de color homérico, de los cuales guardaba la etiqueta, como una carta incompleta  y ridícula de un amor que llegaría a su conclusión con el paso de los años?

    ¿Dónde están las musakas griegas y las retsinas bebidas, disfrutadas en puertos donde el horizonte era navegar en naves erormes sin más mitología que saber que la juventud era un país al que nunca se regresa?

    ¿Los cuscuses, las pastelas, los tés con menta y las cien y dos noches entre Xemáa el Fna y las playas de Tánger? ¿La búsqueda infinita de especias y de aromas novedosos que nos hacían sentir lo amplio que era el mundo, aunque estuviera geográficamente cerca?

    El lugar donde duermen los platos de la memoria hoy vibra como un enorme gong oriental. Vivo, emocionante. Tan inmenso que me desequilibra unos instantes este presente caluros que vivo a orillas del mar.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook