Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 22
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿DE QUE SE ALIMENTAN LOS SPANISH REVOLUTIONARIS?


     

     

    La foto es de Kote Rodrigo para EFE, tiene como título desayuno. Sobre una larga mesa instalada en la Plaza de Sol de Madrid hay una serie de alimentos. Alguien sirve a alguien.
    En la mesa hay fresas y galletas, churros, mermeladas, diversos zumos en tetrabrick de colores, agua para té, leche, termos.

    Los jóvenes, y no tan jóvenes, indignados desayunan mientras las asambleas generales se suceden. La vida no se detiene. Están ahí para mostrar su cabreo con la clase política española. Pero desayunan. Porque desayunar es un hecho cotidiano, aunque se quiera cambiar la realidad al grito de “esto lo arreglamos entre todos, esto lo arreglamos sin ellos”

    Hay más fotos, claro, en las que hablan de normalidad. Alguien toca un instrumento musical, alguien lleva una camiseta donde se lee “juventud sin futuro, sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo”, pero en muchas de esas fotos hay gente dialogando, hablando, haciendo propuestas.

    Muchas ciudades españolas están siendo ocupadas por personas que desayunan amigablemente, y ya no tienen miedo, porque ni eso les queda. Son momentos de solidaridad, de escucharse, de hablarse. Y hay que seguir creyendo que hechos tan sencillos como repartirse unas galletas, beber un zumo en envase naranja o azul, pueden ayudar a que esta propuesta sea cada vez más amplia, menos manipulada, más oída.

    Estos días se me acumula el trabajo. Tengo demasiados sitios donde mirar y oír, ver. El mundo respira, se toma un aliento con sabor a desayuno. Y yo, a ciencia cierta, no sé muy bien donde detener los ojos o donde poner las manos para poder ser util.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook