Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 01
    Octubre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De la importancia del servicio de sala


     

    Algunas veces podemos dejarnos llevar por la sensación que lo más importante de un local de hostelería, llámese restaurante, bar o local de copas, es lo que nos ponen sobre la mesa o la barra.

    Desde hace unos años se están buscando las formulas para mejorar el servicio de sala. Cursos de reciclaje, o monográficos, como unos maravillosos cursos que organizó hace unos años el CCT de Murcia, a los que acudieron auténticos especialistas de primera línea para contar sus técnicas personales y su manera de enfrentarse al público.

    Este hecho de pensar en la sala me ha venido recientemente por dos hechos muy puntuales. Uno positivo, y otra bastante menos.

    Picoteo informal en la Barra del Rincón de Pepe. Local que siempre se ha hecho notable no sólo por su cocina aburguesada y sensata. Sino por un servicio modélico, y que con el paso de los años no hace sino confirmar lo que debería ser de referencia para la hostelería no sólo murciana. Sus dos jefes de sala de restaurante, y de barra, cumplen de tal manera que es un placer sentirse tratado con esa elegancia y buen hacer que ellos llevan a cabo. Ahí el servicio de sala se coloca, en igual paridad, con la cocina que ofrece ésta casa.

    Tarde de domingo en la maravillosa terraza del Club Náutico de Cartagena. Al traer los servicios pedidos, al grupo que disfrutamos de una de las mejores terrazas de toda nuestra comunidad, nos encontramos con la desagradable sorpresa que los combinados no sólo ya vienen servidos en el vaso, sino que ni aparecen  las botellas de alcoholes ni los refrescos. Vamos, como en un mal bar de carretera.

    Debemos intentar dialogar siempre con la sala, ya sea para felicitar o para expresar nuestra disconformidad. El diálogo es  el primer paso para activar el acercamiento aprendizaje entre el cliente y el establecimiento. Nadie debe de negarse a ello.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook