Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 07
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CRONICA DE UN EXITO ANUNCIADO

     

     

     

    Los tipos y las tipas de mi generación tienen los bemoles como croquetas: duras y tostadas por fuera, cremosas y tiernas por dentro.

    Y al grito de estamos vivos, sabemos lo que queremos, se plantan noche de agosto, veinte horas, en la boca del lobo para ver como Ángel Haro rompe la mina.

    Allí encontramos al caricato Niño Versor desparramar  ripios que nos tronchan, al dúo musical de poeta y pintor, Orrico y Haro, tanto monta, monta tanto, tocar su cazoo pero hasta sin peine, cosas de la crisis. Al gran Gallo sembrar como un Juncal del Mar Menor y sin bastón, y el  recién, aunque eterno, Catedrático de Cine Cánovas traer de la mano a su inigualable hermana Ana Victoria sonriente. Emilio acierta con la compra de premios, y Paco Nadal se deja los viajes un segundo para quedarse quieto mirando las tapas que vamos sacando en El Vinagrero, con una cocina viva e imparable, donde Mari, Juan Luis, Javier, y un servidor dan candela a estos bravucones de lengua suelta y boca refinada por el tiempo y las tempestades. Lara López, que se ha enamorado de la poeta unionense María Cegarra, luce abanico rojo de letras chinas. Mara Mira ha dejado escrito la pintura, Jorge Germinal, tira al ruedo un cartel sobre piel de melocotón para que la historia lo disfrute. Montiel afila el lápiz por si hay que señalar. El resto, elegante, felices y emocionados, come, bebe y ama. Amenazando a la noche, copa en mano, con no tener fin.

    Y saben, ni uno de esos políticos  de nariz fina con los eventos culturales pagados con el dinero de todos. Qué olfato madre mía, qué olfato.  Aquí todo a escote, muy de nuestra época, reivindicando la amistad como hecho revolucionario. La imaginación como gestor, la palabra como talante. Tan underground somos que nos hemos venido a la mina.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook