Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 09
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ALGUNOS SUEÑOS…


    Algunos sueños los tiro sobre el estanque de los meses futuros, como una piedra que pudiera rebotar un par de veces sobre la dura superficie de la realidad y acabara hundiéndose en un olvido obligado. Pero tengo la sensación que de este desasosiego mental que me habita debe de salir algún espumarajo aprovechable. Mientras, Ornella Vanoni  canta. ¿Iré a pasar unas fechas con algún panadero que me enseñe otros secreto de las harinas y los hornos, o me pederé en una cocina en la que incluso diga que me llamo de otra manera? Tengo verdaderas necesidades de ser espectador de otras realidades. Llámense helados o cruasanes, aperitivos o parrilladas. Otras geografías que durante un espacio de tiempo puedan contenerme, darme más aire y dejar que mire el mundo sin el agobio y la apretura en la que me he asentado en estos últimos meses. Pero no sé si aún conservo parte de aquél valor que una vez tuve y me permitía sentarme en los trenes y contemplar desde la ventanilla un mundo que me hacía sencillamente feliz únicamente por ofrecérseme ante mis ojos dispuestos a mirar hacia fuera, ¿tal vez ahora necesite mirar hacia dentro?, ¿buscar aquellas trattorias cercanas a Bolonia en las que las noches parecían imposibles de tener fin, las pastas de sencillas infinitas y los vinos “sfusos” la sabiduría de los popular?.

    Pero me estoy tan haciendo tan mayor que hasta estoy perdiendo los deseos. Me acostumbro con tal fidelidad al sacrificio que soñar parece un salto mortal imposible de imaginar. Y desde luego de practicar. Por ello se olvidan las creencias primigenias. Y en la sombra que  me acompaña apenas hay de quien una vez creí que me habitaba.

    Esta gastronomía es de autoconsumo,  como de ir de picnic en los andurriales del deseo. Por ver si siguen existiendo, han florecido. Y tratar de confirmar las novedades que dicen, regalan de año en año a quien se mantiene firme en su peregrinar.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook