Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 12
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ACADEMIA DE GASTRONOMíA DE LA REGIÓN DE MURCIA (y 2)



     

    Ahora toca el turno del poli malo,  o del Consejero, que sin ningún recato se atreve a decir públicamente que la gastronomía ha estado muy mal tratada no sólo por sus años de gestión, sino siempre. Y no le entra titubeos al decir eso. Ahora vamos a tener más margen, es su propuesta de futuro.

    El Consejero repite, más ampliado porque aquí es él quien controla el tiempo que pagó en Madrid Fusión, el mismo discurso que hizo hace unos días en el Congreso madrileño. Haciendo especial hincapié en tres de sus cuatro puntos. La espontaneidad, lo intuitivo de la cocina de aquí, y lo emocional. Parece que está muy interesado en dejar cual es la hulla que se debe seguir. Ahora no argumenta que es una cocina discreta.

    Todas las cocinas son espontáneas. Nacen de lo que hay a su alrededor. Pero muchas han tratado de proteger su entorno y ponerlo a salvo, ¿ocurre esto aquí con nuestra huerta, con nuestros mares? ¿No deberíamos mirar el ejemplo de las cocinas del norte o de las cocinas peruanas y de América del sur? En cuanto al término intuitivo, si atendemos a lo que dice Ferrater Mora: aquel conocimiento que es directo e inmediato, sin intervención de la deducción o del razonamiento, siendo habitualmente considerado como evidente, parece que en nuestra cocina hay demasiados platos reflexivos, llámense Pastel de Carne, Paparajote o Zarangollo. De lo emocional prefiero no decir nada. Toda cocina buena, sabrosa y natural llega a emocionar.

    Pero tal vez el mayor disparate oído sea que los miembros de la Academia pertenecerán el entorno social, político, académico y económico. Así que la gente del sector, llámense profesionales, investigadores, periodistas y otras raleas no estarán más que para recoger los premios que los mandarines, como diría Miguel Espinosa, dispongan. Ver para creer. El poli malo se oye, le gusta oírse, pero lo que dice, está claro, no se lo cree. Ni se le ocurre.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook