Blog 
Causas perdidas
RSS - Blog de M. Vallés

El autor

Blog Causas perdidas - M. Vallés

M. Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Nacional

Una cuenta atrás hacia las elecciones más importantes (y previsibles) de la democracia reciente.


Archivo

  • 08
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PENÚLTIMO APUNTE SOBRE EL DEBATE (–295 horas)

    (Reconozca que emprende con cierto hastío ‘otro’ artículo sobre el debate. Es el último. No lo volveré a hacer). Este debate deja resaca, gracias al ritmo frenético impuesto por Rubalcaba. Una pregunta a quienes insisten en que ganó Rajoy, ¿cuál de los dos participantes es el responsable de una audiencia masiva, cifrada en doce millones de espectadores? El candidato popular se mostró tan inerte como el moderador, mientras su rival saqueaba el programa del PP para enfrentar a Rajoy con sus contradicciones.
    Sin embargo, ni Rubalcaba puede derrotar simultáneamente a Rajoy y a Zapatero, y aquí radica la esencia del 20-N. El candidato socialista no ha encontrado el camino del milagro, probablemente porque no existe. Viene de tan lejos que ha perdido de vista la meta. Al demostrar frente a las cámaras que Rajoy no es demasiado apto para gobernar –aunque Felipe González sostiene que en ese cargo siempre se improvisa–, no ha resuelto el problema de la mayoría de votantes. En todo caso, les ha creado uno nuevo, la sospecha de equivocarse en una decisión irreversible.
    Ganar el debate no garantiza la victoria electoral, pero el favorito en los comicios siempre parece mejor en el debate. Aun así, un mínimo respeto a la lógica invita a moderar los titulares que celebran la consolidación de Rajoy. ¿Tan poco se espera de él, que necesita afianzarse cuando los sondeos le otorgan casi un centenar de escaños de ventaja? También aquí, Rubalcaba es el protagonista único y el derrotado absoluto de la campaña. La mayoría de medios han preguntado a sus lectores si la confrontación ha cambiado su voto. Los virajes son mínimos, lo cual no demuestra la esterilidad de ‘este’ teledebate, sino de todos ellos. Nadie lo recordará el 20-N, ni el 19-N, ni si me apuran el 8-N, que es hoy. La televisión no es tan importante en nuestras urnas como en nuestras vidas. (Y si ha llegado hasta aquí, quizás debamos redactar otra entrada sobre este asunto. Es broma, como el debate). 
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook