Blog 
Causas perdidas
RSS - Blog de M. Vallés

El autor

Blog Causas perdidas - M. Vallés

M. Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Nacional

Una cuenta atrás hacia las elecciones más importantes (y previsibles) de la democracia reciente.


Archivo

  • 20
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MAYORÍA ABSOLUTISTA DEL PP (+ 3 horas)

    El 20-N se salda con la mayoría absolutista del PP, una decena de escaños por encima de la absoluta. Los electores han refrendado la euforia popular transmitida por los sondeos. El veredicto ciudadano consagra la tercera edición de Mariano Rajoy con un triunfo electoral histórico, salvo para quienes consideran que la esencia del voto residía en castigar a la izquierda en el poder, con independencia de la personalidad del candidato alternativo. El PSOE fracasa estrepitosamente en su pretensión de contrarrestar la hegemonía conservadora. La derecha puede hacer a partir de hoy lo que quiera con España, sin más cautelas que obedecer a Merkel, Sarkozy, los mercados, Obama, China, el Fondo Monetario y el Banco Central Europeo.
    El Gobierno pasa del látigo de Rubalcaba al latiguillo de Rajoy, oiga, yo qué quiere que le diga. El PSOE se ha embarrancado en la minoría absoluta. Pierde el doble de los diputados que mejora el PP, en la relación aproximada de sesenta a treinta. Al igual que sucediera en las elecciones catalanas y en las municipales de mayo, la noticia numérica es el desplome socialista, que favorece la extracción de un mayor rendimiento a los sufragios conservadores, por debajo en número de los cosechados en 2008. El balance no aminora el mérito de Rajoy, que se hallaba en el sitio oportuno en el momento oportuno, después de una década de traspiés.
    La magnitud de la derrota condena a la irrelevancia el destino de Rubalcaba, aunque su desenlace personal sea fascinante en una campaña que ha orbitado en torno al perdedor, por la inhibición y falta de carisma de Rajoy. La desbandada de los votantes de izquierda ha favorecido a Izquierda Unida y UPD. Ahora bien, pese a la magnitud de sus incrementos, no han acreditado la condición de puerto de refugio seguro para desafiar al bipartidismo ahora monopolar. Se limitan a preservar el embalsamamiento socialista. En una interpretación positiva para los intereses del PSOE, mantiene las posibilidades de regeneración. En una valoración más escéptica, la izquierda entera deberá pasar por el cirujano.  
    En la arena nacionalista, los grandes vencedores son CiU y Amaiur. La recia campaña de Duran ha obtenido premio, pese a su contraste con la corrección política que ha imperado en otros contendientes. Nunca se sabrá si el dudoso estilo del democristiano catalán ha contribuido a afianzar sus pretensiones, o si sus perspectivas nunca peligraron hasta el punto de justificar las salidas de tono que prodigó. La publicidad negativa de los populares ha consolidado a Amaiur, y el estancamiento de Esquerra Republicana desnuda a quienes invirtieron tanto esfuerzo en otorgarle una dimensión apocalíptica.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook