Blog 
Causas perdidas
RSS - Blog de M. Vallés

El autor

Blog Causas perdidas - M. Vallés

M. Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Nacional

Una cuenta atrás hacia las elecciones más importantes (y previsibles) de la democracia reciente.


Archivo

  • 19
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LOS PLAZOS LEGALES ESTÁN PARA CUMPLIRSE (–30 horas)

    Según la etimología de ‘abismo’, carece de fondo, por lo que no corre prisa alcanzar el final de la crisis. Sin embargo se ha instalado la  especie de acelerar el tránsito en el Gobierno, para cumplir con la demanda de combustible informativo de la voraz actualidad. Sea quien sea el ganador del 20-N, debe desplazarse en la noche electoral desde el balcón de Génova a La Zarzuela a todo correr, para informar al Rey –que ahora mismo tiene preocupaciones mayores– de que ha ganado las elecciones, de que toma posesión de inmediato  y de que sus acompañantes conformarán el nuevo Gobierno. De ahí a La Moncloa antes de la medianoche dominical, para firmar los decretos inaugurales al amanecer. El martes ya pueden registrarse las primeras dimisiones por desavenencias ministeriales.
    En consonancia con su personalidad dilatoria, Rajoy exige un ascenso apresurado al poder –no sea que Merkel lo intervenga antes–, para anunciar a continuación que no se espere un cambio de tendencia durante los primeros meses o años. Una vez confortablemente instalado, reclama un tiempo muerto antes de empezar a gobernar. Con su prosa dilapidada, cometió el error inicial de interpelar a los mercados en una entrevista, suplicando “un margen que dure más de media hora”. La feliz expresión ha adquirido resonancia universal, en los mismos medios –’Guardian’, ‘Times’, ‘Economist’–  que lo habían proclamado príncipe del aburrimiento. Queda claro que Rajoy no ha elaborado ninguna receta económica, ante la hipótesis plausible de que gane las elecciones.
    Contra los apresurados, conviene traer a colación el ejemplo estadounidense. El hundimiento de Lehman Brothers se produce en septiembre de 2008, a dos meses de las elecciones. Sin embargo, la cita con las urnas no se adelantó ni un solo día al “primer martes después del primer lunes” de noviembre. La victoria abrumadora de Obama tampoco acortó los dos meses transcurridos hasta que juró su cargo, el 20 de enero de 2009. La precipitación no corrige el deterioro económico, ni en Madrid ni en Washington. Los plazos legales están para cumplirse, un detalle que también olvida Rubalcaba cuando sugiere dos años de prórroga antes de la austeridad, una demora que se sumaría a la década de retraso y empeoraría el panorama. La crisis de la deuda arranca precisamente de la ligereza respecto a la interpretación de las fechas de cancelación de los compromisos, por acuciante que sea la emergencia. El primer error de estas elecciones consiste en que el 20-N no caiga en marzo de 2012.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook