Blog 
Causas perdidas
RSS - Blog de M. Vallés

El autor

Blog Causas perdidas - M. Vallés

M. Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Nacional

Una cuenta atrás hacia las elecciones más importantes (y previsibles) de la democracia reciente.


Archivo

  • 08
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El edificio después de Gesa

    Debo a los enemigos del edificio de Gesa un afecto creciente hacia el paralelepípedo acristalado que inspiró los pavores de nuestra adolescencia. Es una copia apreciable, y con notable recorrido tras la oportuna rehabilitación. Una sentencia liviana lo acaba de desproteger, cuando nadie nos protege de la prisión de máxima seguridad del?Palacio de Congresos, que daña irreversiblemente la perspectiva palmesana. El veredicto me preocupa menos que el edificio después de Gesa, aunque los apellidos Núñez y Navarro resulten tranquilizadores, porque esta excelsa pareja de arquitectos mejora sin duda al indígena José Ferragut.
    Concluye la sentencia que los representantes de los mallorquines en el Consell decidieron impecablemente la catalogación. Debe ser la única medida legal de la etapa de PP/UM, pero a continuación se valora “si el edificio en cuestión es merecedor de protección”. Al amparo de los peritos de los artistas Núñez y?Navarro, se obtiene una negativa. Se descarta su inclusión en el movimiento moderno que caduca en 1959, “por  cuanto su proyección y construcción data de 1977”. En realidad, su “proyección y construcción” data de una década atrás. Curioso error, aparte de que la tesis aconseja quemar los cuadros de Antonio López, fuera de temporada.
    Agregan los peritos más valiosos que el voto popular que “un caballo pintado a rayas no es una cebra”. En efecto, y “el retrato a rayas de una mujer sobre un lienzo no es una mujer”, así que quemaremos la Mona Lisa. Rematan su incontestable tarea con la lección a los incultos nativos de que “no hay buenos arquitectos, sino buenos proyectos”. Amén, y como también hay “malos picassos”, más material para la hoguera. Será una casualidad, pero en la cadena de demandantes, funcionarios judiciales y peritos escalonados para la descatalogación no figura un solo mallorquín que haya convivido sensorialmente con esta construcción, requisito básico para condenarla. Cosas así jamás sucederían en Cataluña o el?País Vasco. A falta de orgullo, a mí me gusta hoy un poco más el edificio de Gesa.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook