Blog 
100 maneras de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

Soy Periodista especializado en la Inspiración para el Cambio. Mi vocación es la de propiciar la evolución tanto en personas como en equipos de trabajo a través de la palabra.

Sobre este blog de Cultura

En este blog quiero compartir mis inquietudes en temas relacionados con la Inspiración para el Cambio. Mi objetivo es divulgar claves que te ayuden a conectar con esa Fuente universal de la que todos bebemos para impulsarte así a hacer de tu vida una obra de arte.


Archivo

  • 25
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Manera 35: Descansa

     Acostúmbrate a descansar o la vida se encargará de obligarte. Tu propia naturaleza no va a permitir que continúes mucho tiempo más autoexplotando tu cuerpo y tu mente enganchado a la acción compulsiva.

    Cierto es que descansar no tiene buena prensa. Hoy se vende que uno ha de ser productivo permanentemente, pero estar siempre ‘enchufado’ es uno de los venenos más potentes de nuestro momento. Un veneno que te roba libertad.

    El cansancio hace que seas maleable, que no opongas resistencia, que no te permitas el pensamiento crítico, que vivas la vida de otros, no la tuya.

     Descansar, a parte de regenerar tu cuerpo, te ayuda a parar, hacer balance, dejar que el conocimiento y la experiencia reposen y se sedimenten, poder distinguir lo que realmente te importa en la vida y lo que no.

    Descansar te traslada a ese valle para reflexionar si tu rumbo es el que quieres llevar, si tus metas han cambiado, si lo que haces con tanto afán te acerca o te aleja de la vida que mereces vivir.

    Manera 35: Descansa

    Image by Lue-Bleylhine

     Explota explótame expló!

     Vivimos expuestos al constante impacto de la información que se mezcla con el hacer, hacer, hacer y su respectivo ajetreo mental ¿Es eso acaso vivir?

    A eso se le llama perderse en la acción, y al final, si tu ritmo es frenético y no dedicas tiempo a descansar, simplemente explotarás (BOOM!!!).

     El cuerpo sabe como echarte la bronca cuando te pasas de revoluciones. Tarde o temprano te manda mensajes, a veces te va avisando con notificaciones, pero quizá un día te llegue la multa o el deshaucio de ti mismo y entonces tendrás que parar sí o sí.

     La vida a un ritmo vertiginoso es incompatible con la inspiración, el contacto con uno mismo, con los tuyos, y desde luego, a esas velocidades de estrépito, se hace imposible la conexión con la Fuente.

    Precisamente este es uno de los factores por los que el verdadero descanso repele a tantas personas, porque en tu adicción a la acción cualquier distracción es buena para no asomarte al pozo de ti mismo y limpiar tu propio hogar interno. Parar da miedo porque lo que vemos no siempre es agradable.

     Haz nada

     Hacer cosas es precioso, sentirte útil para la sociedad y sentirte activo, pero una persona cansada de manera crónica, un ser que pierde las riendas de su vida, difícilmente va a poder entregar a los demás lo que realmente ha venido a ofrecer.

    ¿Por qué te sientes culpable cuando no haces nada? Es una cuestión cultural que ha ido penetrando en nuestro software mental pero que si lo analizas solo nos va a hacer adentrarnos más y más en la cultura de la utilidad, la productividad y la alienación.

    Hacer nada es uno de los tesoros olvidados de Occidente. Vivimos a cámara rápida, como si quisiéramos adelantar nuestro fin y así autoextinguirnos.

     ¿Qué es Descansar?

     No todo el mundo descansa de la misma manera, has de ser tú quien analice y sienta qué manera es la que mejor te prepara para continuar.

    Hay quien descansa manteniendo una conversación tranquila, pintando, leyendo, jugando, cocinando, en la naturaleza, paseando…Descansar no tiene tanto que ver con la no acción como con la acción calmada, consciente, sintiendo lo que ocurre y bajando del torbellino mental, entregándote a la relajación.

    Distingue lo que es descansar de otros sucedáneos.

     Descansar se ha convertido en un arte efímero, comprender ese arte te hará llevar una vida más plena y en conexión con la Fuente.

    Vacía tu disco duro para volverlo a llenar, plántate frente a la orilla del mar, mira el reflejo de los rayos del sol en la espuma de las olas, sin expectativas, sin pretensión, hunde los pies en la arena y siente. Contempla, sin esperar nada, simplemente dándote cuenta de que estás vivo, y de que eres tú quien llevas el timón de tu vida. Permítete descansar y verás como el tiempo se expande y lo vuelves a tener a tu favor y no en tu contra.

    ¿Te has parado a pensar qué historia te estás contando sobre la vida para no descansar ni un segundo?

    No te conviertas en un robot, eres un ser humano con poderes inimaginables. Manera 35 de conectarte a la Fuente: Descansa.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook