El Puerto de la Cruz rinde homenaje al teniente Matías de Gávez y Gallardo

El busto en su honor estará colocado en el patio interior de la Real Casa de la Aduana, lugar donde desempeñó su labor en el siglo XVIII Matías de Gálvez

10.06.2016 | 19:23
El Puerto de la Cruz rinde homenaje al teniente Matías de Gávez y Gallardo

El patio de la Real Casa Aduana es el lugar elegido para homenajear al Teniente General Don Matías de Gálvez y Gallardo, con un busto que permanecerá en esas instalaciones, de forma permanente, de exacta réplica del original en piedra que existente en el cementerio de Macharaviaya, Málaga, realizado por el escultor Rafael Ramírez.

En el acto estuvieron presentes el alcalde del Puerto de la Cruz, Lope Afonso; el Vicepresidente del Cabildo y Consejero Insular de Empleo y Comercio, Efraín Medina; el General y director del Instituto de Historia y Cultura Militar de Canarias, José Alberto Ruiz de Oña; Miguel Ángel Gálvez, descendiente directo del homenajeado y presidente de la Asociación Bernardo Gálvez y Gallardo; y Carlos Cólogan Soriano, escritor e investigador; además de innumerables autoridades y personalidades militares y civiles.

El alcalde portuense fue el encargado de abrir el acto y dirigir unas palabras a los asistentes, destacando la figura tan importante de Matías de Gálvez, ya que "constituyó una figura clave en la política exterior de España en la época de Carlos III", pero también fue clave en los más de veinte años que estuvo en Tenerife y, más concretamente, el tiempo que estuvo en la Real Casa de la Aduana, dejando un "amplio legado que nos ayuda a entender y comprender lo que hoy en día es el Puerto de la Cruz, con un papel clave dentro del mercado del comercio y el textil, que dieron forma a la actividad económica del municipio con gobernación propia y del que hoy somos herederos", manifestó Afonso, agradeciendo al Vicepresidente del Cabildo, Efraín Medina, por "dejarnos albergar el busto de Matías de Gálvez en la Real Casa de la Aduana y poder celebrar, igualmente, este acto" y a Ricardo Cólogan por "ayudar a mantener viva la memoria histórica de nuestro municipio".

Por su parte, Efraín Medina, quiso remarcar la gratitud que implica el acto de homenaje de Matías de Gálvez para la institución a la que representa, ya que la Casa de la Aduana es "su casa y Tenerife es su Isla", destacando que con este homenaje se está "haciendo justicia a la figura de Matías de Gálvez, puesto que un pueblo sin historia es un pueblo sin alma", manifestó el Vicepresidente Insular, haciendo hincapié en que hay que "hacer honor a quien honor merece".

Se rendía así un merecido homenaje a un malagueño que, tras veinte años de estancia en Tenerife, dejó una huella imborrable por su intensa y eficaz labor para impulsar la economía y el bienestar del pueblo tinerfeño, recuperando la memoria de tan insigne figura, cuya trayectoria en Tenerife se caracterizó por su afán de incrementar y mejorar la producción de vino o crear una industria textil, entre otras actividades, generando así riqueza y empleo para el pueblo.

"Todo surgió hace dos años, cuando el Instituto de Historia y Cultura Militar quiso dedicar un año entero a la contribución española en la independencia de los Estados Unidos y salió a relucir la figura importantísima de Matías de Gálvez en este hecho histórico", manifestó Ruiz de Oña, añadiendo sentirse profundamente "orgulloso como español, militar y artillero, ya que Matías de Gálvez también lo fue, y emocionado por verse cumplido un objetivo", explicó el General y director del Instituto de Historia y Cultura Militar de Canarias.

Don Matías de Gálvez, llegó al Puerto de la Cruz en 1757 como administrador de la hacienda La Gorvorana, haciéndose cargo de la Real Aduana en el puerto de la Orotava, actual Puerto de la Cruz. En 1777 fue socio fundador de la Real Sociedad de Amigos del País de Tenerife.

Entre los destinos militares que desempeñó estuvieron los de capitán del regimiento de Milicias Garachico, capitán de la compañía de Artilleros de Milicias del Puerto de la Cruz, gobernador del castillo de Paso Alto en Santa Cruz de Tenerife, Primer Teniente de Rey del archipiélago canario y Subinspector de las Milicias Canarias. En 1783, fue nombrado Virrey de Nueva España, uno de los más importantes virreinatos de España en el Nuevo Mundo. Don Matías de Gálvez falleció el día 3 de noviembre de 1784. Entre sus más destacados logros estuvo el impulsar la creación de la Real Academia de San Carlos y la publicación de la gaceta de México.


"Matías de Gálvez ha venido en el momento adecuado para ayudarnos, al Puerto de la Cruz y a la Isla de Tenerife, dado que quien no tiene memoria no tiene nada", explicó Carlos Cólogan, afirmando que en este momento "el valle de la Orotava y el Puerto de la Cruz están en el momento del resurgimiento gracias, entre otros, a la agricultura y el comercio y todo eso quien lo apoyó en el siglo XVIII, como nadie, fue Matías de Gálvez".

Miguel Ángel Gálvez, descendiente directo del homenajeado, manifestó el gran orgullo que sentía -tanto por ser militar como malagueño, además de ser el presidente de la Asociación Bernardo de Gálvez y descendiente de Don Matías- al estar en Tenerife y en el Puerto por el homenaje que se le hace a un Teniente General de los Reales Ejércitos, viéndose cumplido "uno de los objetivos que la Asociación se había marcado".

El busto que permanecerá en la que fue la casa de Matías de Gálvez, la Real Casa de la Aduana, contribuirá a recuperar la biografía de una excepcional figura de nuestra historia que, junto a José y Miguel, hermanos de Matías, desempeñaron puestos claves en la gobernación de España durante el reinado de Carlos III y cuyas acciones políticas y militares fueron decisivas para que Estados Unidos lograra alcanzar la Independencia que habían proclamado el 4 de julio de 1776.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine