¿qué fue de la piedra zanata?

Un par de libros y poco más

02.06.2008 | 16:25
Rafael González Antón, del Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife.
Rafael González Antón, del Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife.

Muy pronto surgieron las dudas respecto al objeto anunciado como la panacea del origen de los guanches, dudas que se fueron ensanchando mientras se estrechaba el orgullo sin medida a que el hallazgo dio lugar. Se escribieron un par de libros. Nada más.

Los medios de comunicación que dieron la noticia de la aparición de la Piedra Zanata hablaban de una piedra "con forma de pez o de pene" con unas dimensiones de entre 20 y 30 centímetros que tiene grabadas cuatro sílabas traducidas por el catedrático de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de La Laguna Rafael Muñoz. Los signos representados utilizaban, según la versión oficial, signos con escritura tifinah (bereber) y correspondían a las letras Z, N y T "que se leen zanata" y que vendrían a equivaler a "de la casa (o tal vez de la tribu) de los zanata", etnia dominada por los romanos en la época preárabe.
Para el director del Museo de la Naturaleza y el Hombre, Rafael González Antón, "la piedra hallada es un descubrimiento fundamental para la Historia de Canarias y la de Tenerife en particular". Las hemorotecas recogen puntualmente su entusiasmo respecto al hallazgo. González Antón decía que "el problema de la Prehistoria en Canarias es que cualquier ciudadano se ha atrevido a emitir su juicio y a estudiar individualmente todos los registros que han aparecido desde la llegada de los castellanos hasta nuestros días".
En la rueda de prensa de presentación de la Piedra Zanata, presidida lógicamente por quien entonces lideraba el Cabildo Insular de Tenerife, Adán Martín, se hicieron todo tipo de anuncios ante las expectativas que se abrían con el hallazgo. Iba a crearse un centro de estudios bereberes y responsables de la política insular anunciaban la edición de un póster que saldría a la venta. Tal vez el error fueron las prisas, el ansia por aglutinar a todos (un tantito electoralmente) en torno a un símbolo, un símbolo que nos hacía distintos, singulares y definitivamente bereberes.
González Antón, que sigue siendo la persona a la que remite el Cabildo cuando se desea hablar de la Piedra Zanata, publicó en 1995 un libro sobre el objeto y su significado junto a Balbín Behrman, Bueno Ramírez y Arco Aguilar. Se trata de un volumen de 294 páginas editado por el Museo Arqueológico de Tenerife y con ISBN 84-88594-06-2. Hoy González Antón no desea hablar más de ese tema, "que se lean el libro", sugiere. Curiosamente, los duendes han hecho desaparecer el volumen del almacén de la Biblioteca del Estado, donde figura para ser consultado.
El libro La piedra Zanata muestra cómo, a partir del estudio arqueológico y lingüístico del objeto, se planten nuevas hipótesis o propuestas teóricas sobre el poblamiento del Archipiélago canario y los factores que influyeron en el mismo, así como una nueva visión de la economía pastoralista de los aborígenes. El libro se estructura en diferentes capítulos donde se tratan de manera individualizada los siguientes aspectos: Canarias en la antigüedad y su relación con el mundo circundante; la pesca; Tenerife y sus primeros asentamientos, colonización bereber, los recursos, la colonización, vías de penetración y linajes; Geomorfología del territorio (el volcanismo y su relación con la población); Geografía del territorio (la vegetación); el mundo pastoril; un estudio arqueológico de la piedra Zanata, el yacimiento y su entorno y, por último, en los apéndices, realizados por diferentes investigadores se hace un estudio de la biología esquelética de la población prehispánica de la Comarca Isora-Daute, análisis de los materiales inorgánicos de la Piedra Zanata, del yacimiento y su entorno y datación paleomagnética de la colada donde se sitúa el yacimiento arqueológico de la piedra Zanata. Hay algún otro libro referido al mismo objeto. Poco más queda del hallazgo. Ni el jefe del Departamento de Prehistoria, Antropología e Historia Antigua de la Universidad de La Laguna, Juan Francisco Navarro Mederos, desea hablar del asunto pues "bastantes disgustos y sinsabores nos dio", señala.

Enlaces recomendados: Premios Cine